💥 Envío gratuito a partir de 79€ 💥
12/01/2023

¿Qué hacer si mi perro no come?

Los perros, como las personas, pueden ser un poco quisquillosos con la comida. En algunos casos, esta situación puede llegar a desesperar a los tutores que no dejan de preguntarse: ¿por qué no quiere comer mi perro? Puede haber varias razones por las que los perros dejen de interesarse por la comida como la pérdida de apetito, los cambios de alimentación o el desarrollo de enfermedades.

  1. Diferencias entre inapetencia y enfermedad
  2. Inapetencia por la comida
  3. Enfermedad como causa de la falta de apetito
  4. Lista de enfermedades que causan inapetencia o anorexia
  5. Papel de la alimentación en la falta de apetito

Antes de entrar en detalle sobre las diferentes razones, vamos a hacer una distinción entre inapetencia y enfermedad. Saber identificar la razón por la que tu perro no come es primordial para saber actuar en cada situación y tratar a tiempo posibles patologías.

Diferencias entre inapetencia y enfermedad

Cuando se trata de nuestros queridos compañeros peludos, puede resultar difícil distinguir entre la falta de apetito y una enfermedad subyacente. Aunque ambos pueden ser signos de enfermedad, existen algunas distinciones clave que pueden ayudarte a determinar la causa de la falta de apetito de tu peludo.

La inapetencia en los perros puede deberse a diversos factores, como los cambios de rutina o el aburrimiento de su propia comida. En estos casos, el apetito debería volver cuando haya un cambio en la situación. Si tu perro sigue comiendo, pero no tanto como de costumbre, también puede deberse a la temperatura o clima. Los perros suelen comer menos en verano porque están más acalorados y comer significa un esfuerzo extra para su organismo- En este caso, puedes intentar proporcionarle su comida a través de actividades de enriquecimiento, como juguetes y mantas olfativas, para estimular su apetito.

Por otro lado, una disminución del apetito también puede ser un signo de una enfermedad subyacente. Si tu peludo no come en absoluto o muestra otros signos de enfermedad, como vómitos, diarrea o letargo, es importante llevarlo al veterinario para que le haga un chequeo. Ciertas enfermedades, como las renales o hepáticas, pueden provocar falta de apetito y deben tratarse lo antes posible.

Ahora que conoces la diferencia entre falta de apetito y enfermedad en los perros, podrás asegurar el bienestar y salud de tu peludo. Si tras leer este artículo, te surgen dudas o crees que puede estar desarrollando alguna patología, lo mejor es consultar siempre a tu veterinario de confianza.

Inapetencia por la comida

En primer lugar, puede deberse a la propia comida. Si el sabor o la textura de la comida no son del agrado de tu perro, verás que simplemente levanta la nariz del comedero y se aleja. En algunos casos, la comida puede ser demasiado insípida o demasiado fuerte para él. Si es así, pruebe a cambiar de marca o de tipo de comida. Esto también sucede cuando cambias su comida por otra nueva, el perro desconfía de la novedad para evitar posibles problemas (supervivencia). En este caso, prueba en mezclar la comida con alimentos que sí le gustan para engañar a su fino paladar.

También puede ser que la comida esté demasiado caliente o demasiado fría. Los perros, como los humanos, prefieren la comida a una temperatura agradable. Si la comida está demasiado fría o demasiado caliente, es posible que su perro no quiera comerla. Por esa razón, siempre recomendamos dejar a temperatura ambiente su ración de comida BARF para atemperar y que sea más apetitosa. En verano, es suficiente con 15 o 30 minutos antes de su toma.

El estrés es una razón común por la que los perros no quieren comer. El estrés puede ser causado por varias razones como un nuevo entorno, un cambio en la rutina, la falta de un miembro de la familia o el propio estrés de su persona de referencia. Si tu perro está pasando por situaciones que pueden provocarle estrés, es posible que no quiera comer.

Otra posible razón por la que su perro no se interesa por la comida es que se aburre de ella. Si lleva mucho tiempo dándole la misma comida, puede que se haya cansado de ella. Intente introducir nuevos sabores o texturas para mantener su interés. En Natuka contamos con 8 menús BARF diferentes y un total de 7 proteínas diferentes, carnes y pescado, para que tu peludo no se aburra nunca del mismo sabor.

Recuerda que debes introducir pescado en su alimentación para el aporte de ácidos grasos, entre dos a tres veces por semana. Nuestra recomendación y menú BARF estrella en Natuka es el menú de pavo y sardinas porque, además de ser saludable, tiene las sardinas en trocitos. Estos trocitos de sardina son como bocaditos con un increíble sabor para los peludos.

Enfermedad como causa de la falta de apetito

Si su perro rechaza la comida, también puede ser una señal preocupante. Es importante entender por qué el perro no quiere comer con el fin de detectar si hay un problema más grave más allá de la inapetencia. Éstas son algunas de las posibles razones más preocupantes por las que su perro puede no estar comiendo su comida.

Si su perro está enfermo o desarrollando una enfermedad, es posible que el primer síntoma sea que no tenga ganas de comer. En ocasiones, cuando los perros han vomitado o tienen diarrea, es posible que no quieran comer hasta que se encuentren mejor. Si te preocupa el vómito de tu perro, puedes consultar nuestra guía sobre el vómito en perros.

Si crees que tu perro puede estar enfermo, es importante que lo lleve al veterinario para realizar los análisis correspondientes. Algunas de las enfermedades más comunes por las que los peludos dejan de comer son hepáticas, renales o digestivas. Vamos a explicarte con más detalle las enfermedades más comunes que pueden tener como síntoma la falta de apetito.

Lista de enfermedades que causan inapetencia o anorexia

La pérdida de apetito o anorexia es un síntoma muy común cuando nuestro perro o gato sufre alguna enfermedad. Hay que recalcar que el término anorexia en este contexto no coge el mismo significado que en humanos, donde es un trastorno de alimentación; en este caso, tiene el mismo significado que “inapetencia”. Los animales de avanzada edad también suelen ir perdiendo progresivamente esas ganas de comer.

La inapetencia, cuando no sabemos su origen, debe ser chequeada por un profesional para descartar causas orgánicas. En ciertas ocasiones, esta falta de apetito puede significar que algo grave le ocurre a tu peludo. Como puedes observar en el siguiente esquema, prácticamente cualquier enfermedad puede reducir el apetito de nuestro compañero peludo.

  • Enfermedades cardiorrespiratorias
  • Enfermedades digestivas y pancreáticas
  • Enfermedades hepáticas
  • Enfermedades renales
  • Enfermedades ortopédicas
  • Enfermedades oncológicas
  • Enfermedades metabólicas
  • Enfermedades psicológicas

Vamos a hablar de las más importantes a nivel nutricional.

🔸 Enfermedades cardiorrespiratorias

Las patologías asociadas con el corazón y los pulmones requieren de muchas revisiones y pruebas para poder ofrecer el mejor tratamiento para el animal. Los animales que están en un estado grave de salud, supone una reducción del ejercicio físico que pueden realizar (intolerancia al ejercicio) y, además, una falta progresiva de su apetito. En muchos casos, es necesario administrar medicación para aumentar esas ganas de comer y asegurar que se nutren correctamente.

Las cardiopatías, traqueobronquitis, insuficiencia valvular, infecciones respiratorias o cardíacas, trombosis o moquillo son enfermedades que debilitan mucho al animal. Estas enfermedades dificultan la respiración y desequilibran su presión arterial, ocasionando una falta de energía generalizada que puede desencadenar en una inapetencia total, un estado muy peligroso para su recuperación.

Tratamiento

Como con cualquier enfermedad, cada paciente es único y debe ser tratado de forma individual. Un buen chequeo veterinario, una medicación adecuada y un tratamiento nutricional bajo en fósforo con sus nutracéuticos específicos puede mejorar considerablemente la evolución de la enfermedad e, incluso, reducir la dosis de la medicación. Así se logra aumentar notablemente la calidad de vida del animal enfermo.

🔸 Enfermedades digestivas y pancreáticas

Es fácil imaginar que si tienes dolor de estómago o diarrea, se reduzcan tus ganas de un plato de comida. En los perros ocurre lo mismo. Es cierto que si tu peludo es tragón por naturaleza y no es muy grave la situación, puede seguir devorando como siempre, aunque no se encuentre al 100%.

La situación más normal es que disminuyan las ganas de comer de tu peludo. Sin embargo, hay otras enfermedades que pueden provocar todo lo contrario como es el caso de las parasitosis intestinales (parásitos): por mucho que el perro coma, nunca se encuentra saciado y puede aumentar su apetito sin coger peso.

Tratamiento

Dependerá del problema que esté causando esa inapetencia. Si es un problema de desequilibrio en la flora intestinal, se puede dar probióticos para fortalecer la microbiota. En cualquier caso, los probióticos en procesos digestivos suelen ser muy aconsejables. Un probiótico adecuado para perros y gatos es el Kéfir, preferiblemente de cabra u oveja. Debes fijarte y escoger el kéfir que no lleve azúcares y sea lo más natural posible.

Si ya tenemos otras enfermedades como úlceras estomacales, IBD o pancreatitis, el papel de la alimentación juega un papel todavía más importante. La alimentación natural no debería ser una opción, sino un tratamiento más, siempre personalizando esa dieta según la condición y necesidad del animal.

A grandes rasgos, las proteínas de pavo y conejo se consideran de las más “hipoalergénicas”, por lo que son recomendables para animales con sensibilidad intestinal siempre y cuando no tengan intolerancia o alergia a estas proteínas en concreto.

🔸 Enfermedades hepáticas

Los chequeos anuales de sangre en nuestros peludos son indispensables para conocer el estado general de salud. Los problemas hepáticos son importantes y pueden desencadenar en una gran variedad de síntomas, entre ellos, la anorexia o falta de apetito.

Los problemas más conocidos en el hígado son: cirrosis, hemangiosarcoma hepático o hepatomegalia. El hígado se encarga de metabolizar los nutrientes como las grasas, hidratos de carbono y proteínas, y también metaboliza un sin fín de medicamentos. El hígado es el encargado de eliminar las sustancias tóxicas del organismo y también almacena la energía. Como puedes ver, tiene unas funciones vitales para el organismo, por ello debe ser cuidado.

Tratamiento

El papel de la alimentación vuelve a jugar un papel indiscutible en este campo. Se deben buscar dietas naturales bajas en grasa, priorizando aquellas carnes blancas o magras con bajos niveles de infiltración grasa. Es recomendable añadir antioxidantes a la comida como el aceite de Krill, que mejora las funciones hepáticas y mejora el cuadro clínico.

🔸 Enfermedades renales

La insuficiencia renal crónica (IRC) está a la orden del día en patologías habituales en la clínica veterinaria. La práctica habitual de alimentar a nuestros animales con ultraprocesados como el pienso, junto con el aumento de la esperanza de vida de nuestros animales por el avance en la medicina veterinaria, hacen que un alto porcentaje de perros y gatos sufran esta enfermedad. En la mayoría de las ocasiones, si está evolucionado el cuadro, podremos observar apetito caprichoso en el animal o incluso falta de apetito total.

Tratamiento

Como siempre, la prevención será nuestro mejor aliado. Por consiguiente, cambiar el tipo de alimentación a un producto con ingredientes frescos y naturales como la dieta BARF beneficia a nuestro peludo y mejora su salud y previene de posibles dolencias. Esto se traduce en una calidad de vida excepcional y un ahorro interesante en nuestras facturas veterinarias. Si aún tienes dudas sobre los beneficios de la dieta BARF, te damos 7 razones para hacer el cambio a la alimentación natural.

Si nuestro animal ya tiene una enfermedad renal, la alimentación natural puede hacer que mejore los síntomas. Además, puede llegar a disminuir incluso detener la necesidad de usar fármacos. Los menús más adecuados para problemas renales son aquellos con bajos niveles de fósforo, como el menú de pavo, el menú de pollo de corral o el menú de pavo y sardinas. Estos menús junto con nutracéuticos adaptados a cada animal, aportarán grandes beneficios en su salud.

Papel de la alimentación en la falta de apetito

En conclusión, como tutores de perros, es de suma importancia que sepamos actuar correctamente en cada momento. Especialmente, para aquellos peludos que les cuesta comer, debes  ser consciente de la importancia de la alimentación natural para evitar patologías y enfermedades derivadas de los ultraprocesados. Una alimentación equilibrada proporciona una nutrición óptima y una mejor calidad de vida para nuestras mascotas.

La alimentación natural también proporciona una variedad de nutrientes esenciales, así como una sensación de satisfacción al comer. Esto ayuda a los perros a mantenerse saludables y disfrutar de su comida, así como de una vida plena y saludable. Si quieres darle una alimentación más saludable a tu perro, te recomendamos que hagas la transición a la dieta BARF con Natuka con nuestros packs de iniciación. Los packs de iniciación al BARF están diseñados para hacer el cambio de pienso, latas u otro tipo de comida a la alimentación cruda de forma fácil, cómoda y segura para tu peludo y para ti. 

Whatsapp