Chat with us, powered by LiveChat

Mitos y miedos sobre la alimentación BARF

20/08/2019

Desmontando mitos sobre la alimentación natural BARF.

Generalmente este tipo de dudas o mitos, son creados por miedos e inseguridades, debido a una falta de conocimientos amplios en la materia de nutrición natural por su parte.En este artículo, mostraremos los mitos más conocidos y si debemos tenerlos en cuenta o no a la hora de dar comida natural a nuestros animales.


Mito 1. Dar carne cruda a tu perro o gato es peligroso.

Nos inculcan el miedo a dar carne cruda, pues asumen que esta va a estar repleta de patógenos que van a hacer enfermar a nuestro animal, pero no tienen en cuenta que para ello, hay medidas y controles higiénico-sanitarias.

  • La carne que compres o marca comercial siempre debe ser de confianza, tanto si la compras en tu carnicería habitual como si compras menús preparados como Natuka. Las marcas comerciales están sometidas a controles rigurosos higiénico-sanitarios, que aseguran que las carnes utilizadas no suponen ningún riesgo para la salud de tu animal o tu familia. 
  • Siempre se debe congelar todo, especialmente vísceras y pescado. El tiempo de congelación puede variar entre 3 días y una semana. Los parásitos así mueren, y además evitamos la proliferación de bacterias debido a la temperatura.
  • Debemos tener una higiene adecuada en la preparación de la comida, almacenamiento, limpieza de los cuencos, etc

¿Entonces sí que hay bacterias? ¿Y eso no es peligroso?

Hay varias cosas que debemos tener en cuenta, como que los perros y gatos son carnívoros en ocasiones carroñeros, esto significa que están acostumbrados y adaptados para comer cadáveres de otros animales, está claro que ahí va a haber más carga bacteriana que en nuestra carne de supermercado.

Ambos animales están diseñados para eso, el PH de su estómago es el más ácido que hay, esto ayuda a eliminar muchísimos patógenos que en nosotros podrían ocasionar problemas, de hecho está demostrado que es posible que en su flora intestinal hay carga de salmonella sin que de lugar a ningún problema, sobre todo si hablamos de animales que comen comida natural y tienen un sistema inmune y digestivo fuerte y sano.

Así que no es ninguna locura dar carne o pescado crudo a nuestros pequeños carnívoros, y si te sigue quedando duda, hazte esta pregunta, ¿has probado alguna vez el Steak Tartare, el Carpaccio de salmón o el Sushi? Mucha gente los disfruta y no han tenido problemas de infestación, y eso que ellos no son animales carroñeros. 

Mito 2. Mi perro o gato va a volverse agresivo conmigo o con otros animales por comer carne cruda

Para nada, sería como decir que los señores/as que disfrutan de su Tartar, en vez de pagar la cuenta, le van a dar un bocado al camarero.

No existe ninguna relación entre comer carne cruda y el aumento de agresividad, si es cierto, que si tenemos un animal con un problema de conducta y esta se incrementa en presencia de comida suculenta (agresividad por protección de recursos) cuando le iniciemos a la dieta, es posible que la ansiedad y el estrés aumente por conseguir su comida y pueda estar más irascible. Pero el problema con la comida ya estaba ahí, la cuestión es que hemos aumentado el valor del recurso.

Es decir, en este caso, lo que debemos hacer es ponernos en manos de un buen profesional (con técnicas respetuosas con el animal) y que nos ayude con el problema base que tenemos con nuestro perro y en ocasiones gato.

Mis perros han convivido y comido pollo mientras mis gallinas les robaban trozos, tengo amigos educadores con los que trabajamos problemas de conducta junto a un plan de alimentación natural, ya que esta nos ayuda con el trabajo de fondo, conozco muchísimas personas que dan carne cruda a sus animales y comparten vida con muchos otros sin problemas, incluso perros de caza o de los mal llamados PPP.

No hay nada que relacione carne cruda con mayor agresividad, ni nuestro perro nos va a morder, ni nuestro gato nos va a chupar la sangre por la noche mientras dormimos.

Mito 3. Las dieta naturales no están equilibradas

Falso. Por supuesto que hablamos de “dietas” o mejor dicho, tipos de alimentación natural, que llevan existiendo muchos años, aunque en España parezca algo nuevo, no nos referimos al dueño que le da por dar restos de comida a su perro o aquellos que creen que con dar arroz con pollo está todo solucionado, ¡NO!

Tanto las marcas de calidad como Natuka, como las dietas que yo misma realizo, están estudiadas y equilibradas por medio de unos porcentajes que deben seguirse, de hecho, estos porcentajes varían según la edad del animal, actividad, algunas razas, etapas de la vida (gestación por ejemplo) y por supuesto patologías.

Por eso, siempre es muy importante informarse correctamente antes de iniciarse en el cambio de alimentación. Lee artículos interesantes como los de este blog, y también puedes comprar libros como "Dieta BARF para perros: guía completa para alimentar a tu perro con comida natural"

También puedes buscar la asesoría de un buen profesional, pero ante todo infórmate mucho antes de empezar o déjate ayudar por alguien con experiencia. A veces hay que tener cuidado con la información que recibimos, hay muchos grupos donde se cometen errores muy graves, hay personas que sin la capacitación adecuada se dedica a recomendar, es decir, no tengas prisa, pues la paciencia es muy importante, tanto antes como durante el proceso de adaptación a la dieta nueva.


Mito 4. El pienso es lo único equilibrado y adecuado

Frente al mito anterior, nos encontramos este, la verdad es que es un poco triste que se considere un subproducto procesado una buena fuente de alimentación.

El pienso en sí, el producto resultante en bolitas, no es equilibrado, si así lo fuera no tendrían que añadir aditivos para completarlo y para sustituir todos los nutrientes que se cargan durante la fabricación.

De hecho ya no es tan raro leer la noticia de X pienso o X lata de comida que ha causado la muerte a animales, por exceso de X ingrediente.

El pienso es cómodo, eso no hay quien lo dude, pero sabes que el margen de la AFFCO, en cuanto a los requerimientos nutricionales de un pienso, es tan amplio que algunos piensos llevan ingredientes tan desagradables como restos inorgánicos (collares antiparasitarios) animales eutanasiados, aditivos cancerígenos, subproductos como heces, sangre, huevos podridos (restos del matadero), etc…

Si quieres saber más sobre los piensos y lo que ocultan te recomiendo un documental estupendo, PET FOOLED, documental elaborado por veterinarios, quien lo ve, no vuelve a dar pienso.

Mito 5. Esta alimentación es mucho más cara que un pienso

Depende, ¿qué pienso das a tu perro o gato?

Si usas piensos de supermercado de esos que valen 1 euro el kilo, seguramente te salga más caro, pero ¿sabes que les estás dando? Los subproductos de los que hablaba más arriba en el mito 4, no te confundas, no estás dando carne, estás dando restos de animales quemados y del más bajo nivel nutricional posible.

Pero eso no es todo, esa alimentación se traduce en problemas de salud, porque aparte de que la carne no es de calidad, añaden aditivos peligrosos y un exceso en carbohidratos, ya que son mucho más baratos.

Lo más triste es que hay piensos que valen un ojo de la cara y tampoco son buenos, solo que son marcas muy conocidas, que en este caso, encima de hacer enfermar a tu perro o gato, te despluman. 

No debemos quedarnos solo en el ahorro inmediato en la comida, piensa en el gran ahorro en veterinarios, ya que tú perro o gato va a disfrutar de una salud de oro, durante muchos años.

Todos sabemos que somos lo que comemos, si les damos una dieta natural, sin procesados, fresca y sana, lo que va a pasar, es que su salud se va a ver incrementada, con menos problemas veterinarios, menos alergias, menos enfermedades, y por consiguiente, menos gasto veterinario. Lo normal es que solo pises la clínica para revisiones anuales, vacunas y como mucho algún traumatismo por accidente.  

No debemos pensar solo en beneficios a corto plazo, si no en salud a largo plazo. 

Mito 6. Tanta proteína es mala y causa fallo renal

Está más que demostrado que el exceso de proteína no causa fallo renal, lo importante es la calidad de la misma y por supuesto aquí, gana la carne.

Pero no solo eso, la dieta natural, no tiene más proteína que un pienso, ronda el 18-22% del mismo, el error que cometen aquí los detractores de la dieta natural, es que comparan carne con proteínas, pero, no es lo mismo, ya que la carne es alta en agua, y 100 gramos de carne no son 100 gramos de proteínas.

Tampoco tenemos que olvidar que un perro o gato es un carnívoro, que no son omnívoros y están diseñados para consumir altas cantidades de carne y proteína y que sus riñones, están acostumbrados a asimilarla y eliminar, almacenar o transformar las proteínas sobrantes.

De hecho a mis pacientes renales no les restrinjo la proteína por debajo de una cantidad saludable, lo que hago es darle aquellas carnes más adecuadas para tu patología, ya que en esos casos la cantidad de proteína no tienen por qué ser el problema, si no, los metabolitos residuales de algunas de ellas.


En resumen

Seguro que cuando empieces y decidas dar el paso a este tipo de alimentación, vas a tener dudas y si no, te las van a crear. No te alarmes, consulta a gente especializada o que tenga ya experiencia con la dieta Natural, pero sobre todo no te rindas, porque descubrirás que es lo mejor que vas a hace por tu compañero de cuatro patas. 

Por su puesto tienes nuestro apoyo durante todo el proceso, para que des el paso de manera segura. 

Verónica Vicent Cruz

Certif. en Dietética y Nutrición Veterinaria

Asesora Nutricionista y Gerente de Naturzoo

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro