In your html page, add the snippet and call gtag_report_conversion when someone clicks on the chosen link or button. -->

04/03/2022

La obesidad en perros: la enfermedad más común y sus riesgos

¿Sabes que entre el 24% y el 44% de los perros tiene sobrepeso? Realmente es una cifra alarmante porque la obesidad es la enfermedad más común entre los animales domésticos. Un animal obeso no es simplemente reconocer que “mi perro está gordo”, sino se debe tener en cuenta todas las patologías que se desarrollan a partir de esta condición.

Los perros que tienen sobrepeso u obesidad suelen padecer patologías cardiovasculares, problemas hepáticos, diabetes o enfermedades osteoarticulares, entre otras. Incluso, varios estudios han relacionado la obesidad con la disminución de la longevidad en los perros. Los perros que mantienen una alimentación saludable acorde a su naturaleza y que se mantienen en su peso ideal pueden vivir entre 1,5 hasta 2 años más que los perros obesos. Los tutores de perros buscan fórmulas sobre cómo tratar el sobrepeso de su perro o remedios caseros para hacer adelgazar al perro. Sin embargo, la solución a la obesidad es la alimentación natural con ingredientes frescos y el ejercicio físico diario. 

Razas de perro con tendencia a la obesidad

Hay determinadas razas de perros que tienen una predisposición especial a la obesidad. Esto se debe a factores genéticos en relación a la masa magra o masa grasa y a las necesidades energéticas de estos perros. Por lo tanto, hay que prestar también especial atención al ejercicio físico diario que realizan estos perros para poder regular esta generación de masa grasa.

Los perros pequeños con tendencia a la obesidad son el Cairn Terrier, el Teckel, el Cavalier King Charles y el Scottish Terrier. Las razas medianas son el Beagle, el Cocker Spaniel y el Basset Hound. Las razas grandes son el Labrador Retriever, el Collie, el Golden Retriever y el Rottweiler; y como razas gigantes el Boyero de Berna, el Terranova y el San Bernardo.

Además, la obesidad suele desarrollarse desde las primeras etapas de crecimiento de los perros. Los perros de raza mini o pequeña suelen estar más predispuestos al sobrepeso por el exceso energético en sus comidas, por un mal cálculo de sus raciones y/o una alimentación incorrecta. Las razas más grandes, además de la obesidad, suelen desarrollar también problemas osteoarticulares por el exceso energético. Por otro lado, el sexo también es una variable muy importante, ya que las hembras tienen una mayor inclinación hacia la obesidad que los machos.

La esterilización y la obesidad en perros

La gonadectomía o esterilización incrementa la frecuencia de obesidad en los perros. Pese a que las hormonas sexuales no son reguladores primarios del metabolismo, influyen en el peso corporal de forma directa a través del sistema nervioso central y, de forma indirecta, modificando el metabolismo celular. Los estrógenos tienen un efecto inhibidor sobre el consumo de alimentos. Por lo tanto, el consumo de alimentos varía en la hembra según la etapa del ciclo: es mínima durante el estro, aumenta en el metaestro y es máxima durante el anestro. Por otro lado, la esterilización conlleva una disminución espontánea de la actividad, sobre todo en los machos.

Si has esterilizado a tu perro o perra, seguramente tu veterinario te haya recomendado un pienso especial para perros esterilizados. Sin embargo, cualquier tipo de pienso seguirá llevando ingredientes de alto valor glucémico y químicos que van a comprometer la salud intestinal y general de tu perro. El exceso de carbohidratos presentes en los piensos puede dañar la salud de tu perro tanto a corto como a largo plazo. La obesidad tiene mucho que ver con el tipo de alimentación de los perros, no solo en porcentajes nutricionales, sino también en la calidad de los alimentos. La alimentación es el factor más importante para prevenir la obesidad canina, pero seguiremos hablando sobre esto más adelante. 

Patologías asociadas con la obesidad de los perros

En estudios sobre la obesidad en humanos se han correlacionado otras enfermedades de carácter cardiovascular, hepático, osteoarticular o enfermedades como la diabetes. Los estudios en perros con obesidad también han detectado en rasgos generales enfermedades del mismo tipo que en los humanos. Veamos cuales son:

🚩 Disminución de la longevidad

Pese a que no es una enfermedad como tal, es una relación importante que nombrar. Se ha demostrado que el sobrepeso conlleva una disminución de la longevidad en el perro, es decir, los perros con obesidad viven menos años. En un estudio de ​​Kealy et al. (2002) concluyó que la restricción alimentaria permitió aumentar la longevidad en perros que previamente eran obesos que en aquellos que siguieron con sobrepeso. Los perros que consiguieron el peso ideal vivieron hasta los 13 años en vez de los 11,2 años de los animales obesos. Además, la restricción energética permitió retrasar el desarrollo de las enfermedades crónicas, especialmente la artrosis.

 🚩 Enfermedades osteoarticulares

La obesidad predispone a los animales de todas las edades a una patología osteoarticular. Como hemos comentado anteriormente, muchas de estas afecciones empiezan durante los primeros meses de vida del cachorro. Los perros de raza grande presentan varios problemas ortopédicos o displasias clínicas de la cadera, que en muchos casos son irreversibles. Con la edad, hay otras complicaciones que se van presentando gradualmente la artrosis articular, afectando a varias articulaciones siendo las más comunes el hombro, codo, cadera o rodilla; como también la posterior rotura de los ligamentos cruzados y las fracturas del cóndilo del húmero.

El perro obeso tiende a disminuir su ejercicio físico siendo una de las causas principales de la obesidad. Si no se quema este aporte energético y no se modifica la alimentación, lo acumulará en forma de grasa. De hecho, las enfermedades osteoarticulares en perros con obesidad son como el pez que se muerde la cola. ¿Qué queremos decir con eso? Cuando el animal sufre una lesión se vuelve aún más complicado realizar cualquier ejercicio físico empeorando aún más su obesidad. Por esa razón, la alimentación y el buen funcionamiento del organismo juega un papel fundamental en la salud física de los perros.

🚩 Intolerancia al esfuerzo y problemas cardiorrespiratorios

Las personas que sufren obesidad tienen serios problemas al realizar esfuerzos físicos, ya que se agotan y sienten una profunda falta de aire. Esta misma condición ocurre con los perros obesos al intentar realizar ejercicio físico o esfuerzos simples como por ejemplo subir o bajar escalones. El aumento del peso del perro viene acompañado de un aumento del ritmo cardíaco, del volumen ventricular, de la presión sanguínea y del volumen plasmático produciendo esta sensación de ahogo. De nuevo, volvemos a una situación donde el perro entra en un bucle peligroso porque la intolerancia al esfuerzo no le va a permitir poder quemar el exceso energético mediante el ejercicio físico, prolongando así la obesidad.

🚩 Diabetes Mellitus

Los perros diabéticos pueden presentar polifagia que podría hacer que los perros aumenten de peso. También sucede a la inversa, la obesidad produce cambios en el metabolismo de la glucosa y en la secreción de insulina. La resistencia a la insulina produce un estado de inflamación crónica que está relacionada con un aumento de la adiposis, es decir, una acumulación excesiva y general de grasa en el cuerpo. El sobrepeso aumenta el riesgo de pancreatitis aguda y alteraciones profundas del metabolismo lipídico.

Una alimentación natural baja en hidratos son base para una recuperación óptima de la salud del animal. Los carbohidratos, presentes en la gran mayoría de piensos, hacen forzar la función del páncreas y favorecen a la inflamación del organismo. La dieta natural ayuda enormemente a los perros con diabetes, ya que reduce la ingesta de azúcares, aumenta la ingesta de fibra y tiene un gran grado de digestibilidad y palatabilidad. Además, como tutor, podemos administrar una cantidad de calorías adecuada para que el perro recupere su peso ideal.

🚩 Disminución de las defensas

La obesidad conlleva una alteración de las funciones de los órganos y del sistema general de los animales. Esta alteración supone que el organismo sea más vulnerable, ya que su sistema inmune está desequilibrado y debilitado. Esto supone una disminución de las defensas y una puerta abierta a otras enfermedades.

🚩 Afecciones dermatológicas

Generalmente, los problemas cutáneos son más frecuentes en los perros obesos que en los perros sanos. En estos casos, no por la obesidad sino por los alimentos consumidos para llegar a esa condición y por las alteraciones en el organismo. Las alergias dérmicas en los perros están relacionadas con un sistema inmune pobre. Sin embargo, las defensas se pueden mejorar a través de la alimentación natural. Ofreciendo alimentos biológicamente adecuados para los perros, su sistema inmune se verá reforzado, haciéndolo más resistente a estas alergias y otras enfermedades. Está comprobado que la alimentación natural reduce los síntomas de alergia, incluso la puede eliminar. Al mismo tiempo, la combinación de alimentos naturales hará que sus órganos funcionen de forma correcta asimilando los nutrientes necesarios y eliminando correctamente el sobrante, produciendo una bajada de la masa grasa y de peso.

🚩 Alteraciones de la tiroides

Las concentraciones de ciertas hormonas tiroideas son más elevadas en los perros obesos. En estos casos, la reducción de aporte energético puede revertir esta concentración beneficiando así mismo a la misma bajada de tejido adiposo y bajada de peso.


Evaluación de la composición corporal del perro

Pese a que existen muchos mecanismos para detectar el sobrepeso de los perros, hay unos índices morfométricos para evaluar la composición corporal. Entre estos criterios se incluye la evaluación del depósito de tejido adiposo sobre la columna vertebral (tórax) y en la base de la cola; además, de la estructura del esqueleto visible y la silueta del animal.


La alimentación natural BARF: remedio para la obesidad

La alimentación de los perros es fundamental para evitar y para tratar la obesidad. Los perros que consumen alimentos naturales frescos suelen sufrir menos obesidad que aquellos alimentados por productos altos en carbohidratos y grasas como los piensos y enlatados. De hecho, la obesidad en animales domésticos empezó a ser un problema de salud general tras la aparición de los primeros piensos en el siglo pasado.

Canis lupus: animales carnívoros

Si te pones a pensar, ¿has visto alguna vez a un lobo gordo o puedes imaginarlo? Seguramente la respuesta sea negativa. Hacemos la comparación con esta especie porque el perro y el lobo forman parte de la familia Canis Lupus y comparten el 99,8% del ADN. Por esa razón, la alimentación de los perros debería estar marcada por su biología, por su morfología y factores como la dentición, el sistema digestivo o la flora intestinal. Tanto el lobo como el perro son animales carnívoros, la base de su alimentación es la carne y vísceras de otros animales, que se traduce en proteínas y grasas de origen animal.

Sin embargo, desde la aparición de los piensos, se ha normalizado erróneamente el pienso como la alimentación para los perros domésticos. Incluso, han aparecido variantes del pienso catalogado como veganos, olvidando por completo la naturaleza de los perros y comprometiendo su salud. El perro no puede ser vegano o vegetariano por múltiples razones.

Los peligros del pienso para los perros

El pienso es un producto con un alto porcentaje de carbohidratos con un alto índice glucémico. El consumo continuo y elevado de hidratos complejos en la dieta de los perros da lugar a una larga interminable de patologías. La patología más leve podría ser la obesidad, pero como hemos comentado, la propia obesidad conlleva a la aparición de otras enfermedades y dolencias. El problema viene cuando el consumo ha sido durante mucho tiempo, ya que el intestino y el organismo se ven afectados de manera crónica. En los casos de perros con enfermedades derivadas del pienso y la obesidad, la alimentación natural podría mejorar los síntomas de estas patologías, pero hay casos en los que el animal nunca vuelve a estar sano del todo.

Para entender por qué el pienso puede desarrollar obesidad en los perros, debemos entender el sistema digestivo de los canes. Los perros no tienen las enzimas digestivas necesarias para asimilar los hidratos complejos, es decir, la amilasa salivar y pancreática. Si el estómago no está diseñado para digerir carbohidratos, va a tener que forzar todo su sistema digestivo para conseguir digerir y eliminar estos alimentos. Recuerda que esto no ocurre una única vez, sino que ocurre cada vez que come el animal durante todos los días. Por lo tanto, todos los órganos se ven estresados de forma contínua y el organismo entra en un estado de inflamación crónica.

El intestino de los perros tiene una microbiota específica y la dieta alta en hidratos desequilibra y destruye la flora intestinal. En muchos casos, esta situación de inflamación crónica da lugar al llamado intestino permeable. El IP está relacionado con infinidad de patologías como enfermedades autoinmunes, infecciones, alergias e intolerancias. Actualmente y por desgracia, es muy común ver muchos animales con problemas digestivos como gases, dolor abdominal, vómitos, diarreas, etc. con ciertas medicaciones que tapan el problema, pero no lo solucionan. En muchas ocasiones estas dolencias se producen por el mero hecho de consumir cereales y legumbres, porque producen fermentaciones intestinales al no digerirse bien.

Entonces, ¿de dónde obtienen la energía? Los perros, como los lobos, obtienen la energía a través de las grasas de origen animal. Las calorías que se obtienen a partir de los hidratos de carbono y las proteínas son 4 por gramo. Mientras que las calorías que se obtienen de las grasas son 9 por gramo. Por lo tanto, la misma cantidad de grasa proporciona más energía. Además, la digestión y la asimilación de las grasas animales es muchísimo mejor por su naturaleza carnívora.

En resumen, los piensos pueden favorecer a la obesidad de los perros por dos vías. Por un lado, el alto grado de hidratos de carbono que tienen en su composición, ya sean harinas o legumbres. Estos carbohidratos se acumulan como tejido adiposo, ya que se genera un exceso energético que los perros no pueden eliminar completamente ni asimilar. Por otro lado, el propio desajuste del organismo propiciará que los órganos encargados de eliminar “el sobrante” no cumplan su función y este sobrante acabe acumulándose en el organismo.

Beneficios de la dieta natural BARF contra la obesidad

La dieta BARF consiste en una alimentación basada en proteínas, grasas y fibras, los macronutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo de los perros. Todos los menús de Natuka llevan los porcentajes adecuados para cuidar la salud de los perros. Si hablamos en términos generales, las dietas con un alto contenido proteico permiten limitar la atrofia muscular y facilitan la pérdida de masa grasa. Por lo tanto, este tipo de alimentación ayuda a perder grasa a los animales manteniendo su musculatura estable e incluso mejorándola. Además, las proteínas no crean grandes picos de insulina y retrasan la llegada de la hipoglucemia, eliminando la sensación de hambre y las veces que tu perro va a pedir comida. Pero, ¿qué más puede hacer la dieta BARF para los perros?

💩 Mejora las digestiones y la asimilación de los alimentos

La ingesta de alimentos acordes a la naturaleza biológica propiciará que las digestiones sean más fáciles y la asimilación de los nutrientes mucho mayor. El pH del estómago se acidifica ayudando al perro a digerir mejor los alimentos y a asimilar los nutrientes. A través de un sistema digestivo sano, el perro podrá hacer frente a patógenos externos y ayudará a que el organismo del animal funcione en perfectas condiciones.

Al tener una mejor asimilación de los alimentos, los perros eliminan menos residuos. Los veterinarios y nutricionistas se fijan mucho en las heces porque a través de ellas se puede detectar el estado de salud intestinal y general de los animales. Las heces de un perro alimentado con una dieta BARF son más pequeñas, menos olorosas y los animales defecan menos veces. En parte se debe a las enzimas digestivas vivas o naturales que lleva la carne y de la reducción de hidratos de carbono.

🐕 El perro consigue ser atlético con un peso perfecto

Los perros obesos que empiezan con la dieta BARF y consumen alimentos naturales pierden peso muy fácilmente. Muchos tutores pueden asustarse de la velocidad de esta pérdida. Esto se produce al suprimir el exceso de hidratos de carbono de los cereales o las legumbres de su antigua alimentación. El cuerpo pasa de una figura rechoncha a un cuerpo musculado con mucha más carne magra. La masa muscular de los perros también mejora considerablemente permitiéndoles un mayor rango de movimiento y mayor tiempo de ejercicio físico. Además, una buena musculatura es importantísima para perros con problemas articulares, como displasia de cadera, ya que esta musculatura ayuda a dar estabilidad al animal; tal y como comentábamos en los sobre las enfermedades osteoarticulares derivadas de la obesidad.

🧬 Sistema inmune de tu perro o gato de hierro

Los alimentos naturales y frescos adaptados a su biología favorecen de forma integral a todo su organismo, tanto física como emocionalmente. Un intestino sano significa una flora intestinal sana y la salud de la flora da lugar a una salud óptima. Por otro lado, un pH ácido de su estómago ayuda a combatir patógenos y mejora la barrera defensiva de los perros. En cambio, los perros que comen pienso tienen el pH alterado y tienen más probabilidades de sufrir enfermedades, ya que sus defensas son menores.

💦 Hidratación continua

Los carnívoros como el perro y el lobo están diseñados para absorber el agua a través de la humedad de la carne de sus presas. Gracias a esta humedad de la carne, el estómago podrá hacer la digestión fácilmente. El pienso carece de humedad y forzará el organismo del perra coger fluidos de otras partes del cuerpo provocándoles deshidratación crónica. El problema de la deshidratación son las patologías que se desarrollan como la insuficiencia renal por un fallo en el riñón. Gracias a la alimentación natural BARF, los perros están hidratados continuamente facilitando el trabajo de eliminación de toxinas del riñón. Si el riñón funciona correctamente será más difícil la acumulación de masa grasa. Además, la hidratación les mantiene más tiempo saciados. 

Por otro lado, la falta de humedad en la alimentación de los perros puede originar un problema de torsión gástrica. Gran parte de los piensos están hechos a base de cereales que se hinchan en el estómago de los peludos al beber agua tras su comida. Este supuesto inofensivo hinchazón puede acabar en una torsión gástrica.


Dale la bienvenida a la dieta BARF

Si has llegado hasta aquí y quieres ver todo lo que puede hacer la alimentación natural para la salud de tu perro, te vamos a ayudar a dar este paso tan importante. En Natuka te lo ponemos muy fácil con el pack iniciación para perros. Este pack está especialmente diseñado para preparar al sistema digestivo de los perros a las nuevas digestiones con carne cruda. La proteína principal de este menú es el pavo, ya que es la carne con menos porcentaje graso y la más digerible. Además, si tu perro tiene sobrepeso, le ayudará a bajar de peso mientras mantiene su musculatura. En el menú también incorporamos un 15% de verduras trituradas, concretamente calabacín y zanahoria, para el aporte correcto de fibras. 

Toda la información para hacer la transición, la encontrarás en el artículo "Cómo introducir a tu perro en la dieta BARF con Natuka". Si quieres más información sobre la dieta BARF, sobre la introducción o sobre Natuka, no dudes en llamarnos al 649 179 951. 

Fuentes: Obesidad: epidemiología, fisiopatología y cuidados del perro obeso (Diez y Nguyen,2015)

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro
Natukabarf Valoraciones con ekomi.es
Whatsapp