Chatea con nosotros,

07/12/2021

Tu perro no puede ser vegano ni vegetariano: razones y consecuencias

Las dietas vegetarianas y veganas son cada vez más populares y suman miles de adeptos alrededor del mundo. Ya sea por motivos éticos sobre el impacto de la industria cárnica en el medio ambiente o por motivos de salud. A raíz de esto, muchas personas entran en un dilema moral sobre la alimentación de sus mascotas y buscan alternativas como el pienso vegano para perros o gatos.

Pero, ¿un perro puede ser vegano? o ¿un gato puede ser vegetariano? La respuesta es un rotundo NO. Si quieres saber más sobre las razones y consecuencias en los perros, te lo vamos a resumir en este artículo.

La naturaleza del perro: de la boca al intestino

El perro es un carnívoro facultativo o adaptativo. ¿Qué quiere decir esto? El perro necesita la proteína animal como base de su alimentación, pero puede subsistir a base de vegetales durante un período concreto de tiempo. Además, su sistema es capaz de aprovechar ciertos nutrientes de frutas y verduras. Vamos a entrar más en detalle en los aspectos anatómicos y fisiológicos para que puedas entenderlo desde su propia naturaleza.

  • Dentición

Los dientes de los canes están diseñados para cortar y desgarrar piezas de carne. Todos los carnívoros presentan la muela carnicera, un diente diseñado para cortar el hueso y la carne. Aunque seguramente el diente más impactante sea el colmillo, ya puedes imaginar que no está diseñado para morder bolitas diminutas de pienso.

  • Saliva

Los perros tienen muy poca cantidad de amilasa salivar, una enzima que ayuda a digerir los carbohidratos. Su organismo obtiene la energía de las grasas como primera fuente energética. Irónicamente, los piensos suelen estar cargados de hidratos de carbono, hecho que hace forzar el sistema digestivo de los perros para eliminarlos.

  • Mordida

Si tienes la oportunidad, fíjate en la forma de comer de tu perro. Verás que mastican de forma vertical, porque la apertura de mandíbula es en tijera, y mastican muy poco. Los perros están diseñados para masticar lo justo para adaptar el alimento a un tamaño que pueda pasar por el esófago. De hecho, el esófago de los perros tiene elasticidad para asegurar el paso correcto de los alimentos al estómago.

  • Estómago

La cavidad de su estómago es suficientemente grande para ingerir grandes cantidades de comida. Esto se debe a la falta de disponibilidad de alimento que podían tener en naturaleza y aumentar su ingesta les permitía subsistir. Por otro lado, el Ph de su estómago es más ácido que el de los humanos, capaz de destruir huesos y bacterias de la carroña. Es decir, hay que decir adiós al miedo a la carne cruda y los huesos. Importante: los perros alimentados con pienso tienen el Ph menos ácido a causa del consumo recurrente de carbohidratos y les quita cierta protección frente a las bacterias.

  • Intestino

Los perros tienen un intestino corto, porque metabolizar proteínas y grasas es más rápido que otros nutrientes. Además, les protege de cualquier bacteria que no haya sido eliminada previamente en el estómago. Para que te hagas una idea, el tránsito de un perro es de 12h a 30h; en cambio, el tránsito de las personas es de 30h a 4 días.

Los perros en naturaleza, o los lobos, ingieren carne, huesos, vísceras y verduras de los estómagos de sus presas. Por esa razón, es tan importante conocer las particularidades de la dieta barf para asegurar la correcta nutrición de tu peludo. Todos los menús triturados de Natuka cumplen con los porcentajes generales que necesitan nuestros perros.

Tu perro no es vegano

La propia anatomía y fisiología de un perro ya nos dice que tu perro no puede ser vegano ni vegetariano. De hecho, si nos ponemos estrictos según su naturaleza, los perros tampoco deberían consumir pienso. Hasta hace menos de 200 años, se alimentaban con presas que conseguían cazar, carroña o sobras de la alimentación de las personas. ¿Crees que un animal puede adaptarse fisiológicamente hablando solo en 200 años? Simplemente, los perros son capaces de sobrevivir con comida no apropiada a su especie. Por lo tanto, colocar en una misma frase “pienso vegano” es una atrocidad para el bienestar animal.

Entonces, ¿por qué se comercializa este tipo de alimento? Esa misma pregunta nos la planteamos nosotros, pero podemos decirte que todo viene de un denominador común: la humanización de los perros. El hecho de “tratar a los perros como personas” puede llevarnos a confundir conceptos y metabolismos. Las personas somos omnívoras, es decir, podemos alimentarnos a través de nutrientes vegetales o animales e, incluso, llevar una dieta vegana si contiene todos los elementos necesarios.

Sin embargo, los perros y los gatos nunca podrían ser veganos, porque no pueden subsistir sin carne y grasas de origen animal. Son especies carnívoras. Además, es curioso como muchas marcas que comercializan este tipo de productos utilizan reclamos humanos como “con Omega 3 y 6” o “con Vitaminas A, B12 y D”.

Natuka con los ganaderos y agricultores locales

Si lo que te preocupa como vegano o vegetariano es el medioambiente y las industrias cárnicas. Uno de nuestros principales valores es el bienestar animal y la conciencia medioambiental. Por esa razón, trabajamos con ganaderos y agricultores locales para reducir las emisiones de gases contaminantes. Además, los ganaderos locales respetan los ciclos naturales de vida de los animales y no los crían estabulados. Esta forma de trabajar no es únicamente ética con el medioambiente y los animales, sino que potencia la calidad de la carne del ganado. Por consiguiente, la calidad de los menús de Natuka es excepcional. Además, trabajar con ganaderos y agricultores locales fomenta la economía nacional y el comercio justo.

La proteína animal como alimento principal

Utiliza las carnes y pescados como base de la alimentación de tu peludo. La dieta barf es la alimentación que más acerca a los perros a su naturaleza biológica y, por lo tanto, la más adecuada a su especie. Los beneficios de la alimentación natural son notables desde los primeros meses que los perros hacen el cambio a la dieta cruda. Así que si tu perro aún come pienso, te animamos a que des este paso tan necesario hacia la dieta barf y lo veas con tus propios ojos.

En Natuka, te ponemos muy fácil hacer esta transición con el pack iniciación para preparar el sistema digestivo de tu peludo. Es muy importante que sepas cómo introducir a tu perro a la dieta barf con Natuka. Sin embargo, te recomendamos que consultes antes a un veterinario - nutricionista a favor de la dieta natural para que pueda guiarte en este cambio. Del mismo modo, hacer los análisis correspondientes para comprobar su estado de salud general, especialmente a los peludos que llevan mucho tiempo alimentándose con pienso.

Excepciones: enfermedades hepáticas

Si has llegado hasta aquí, puede que estés pensando: venga ya. Hay casos muy concretos que un perro necesita ser vegano/vegetariano por complicaciones en su salud y enfermedades hepáticas, es decir, relacionadas con la sangre. La mayoría de estos animales no digieren correctamente la proteína animal, especialmente las carnes rojas. La enfermedad más común en estos casos es el shunt portosistémico.

El shunt portosistémico una malformación congénita vascular que hace que determinados animales nazcan con una comunicación anómala entre dos venas, generalmente entre la porta y la cava. Existen dos tipos de shunt: intrahepáticos y extrahepáticos. Los primeros suelen deberse a comunicaciones entre ramas de la vena porta y las venas hepáticas o VCI. Lo síntomas principales que presenta esta enfermedad suelen ser neurológicos, pero especialmente se pueden observar: temblor, ataxia, histeria, demencia, cambios de comportamiento, marcha en círculos, presión de la cabeza contra la pared, ceguera o convulsiones. Cualquier perro puede sufrir este tipo de enfermedad, pero las razas más propensas son el Yorkshire terrier y el Schnauzer miniatura.

Los perros con este tipo de patologías deberían descartar la dieta barf como su principal alimentación y las comidas que contengan carne, especialmente carnes rojas y vísceras. Este tipo de alimentos tienen mucho nitrógeno que se metaboliza en amoniaco, sustancia tóxica para el organismo, haciendo forzar al hígado para detoxificarlo. Únicamente el veterinario es quién puede dar un diagnóstico fiable sobre cualquier enfermedad y las pautas a seguir tanto a nivel nutricional como posibles fármacos en estas situaciones.  Sin olvidar que es vital individualizar cada caso, ya que cada animal es único y sus afecciones pueden ser muy diferentes. 

Si quieres empezar a darle una alimentación natural barf a tu perro y tienes dudas, consulta a veterinarios especializados en nutrición natural. Ellos serán las personas adecuadas para poder guiarte en la nueva alimentación para tu peludo. 

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro
Natukabarf Valoraciones con ekomi.es