Chat with us, powered by LiveChat

16/11/2021

7 preguntas que debes hacerte antes de adoptar un perro

Quiero un perro, pero, ¿qué perro?

Quieres adoptar un perro, pero no sabes qué debes tener en cuenta. Incluso puede ser que ya tengas un perro o varios, incluso un gato o conejo y te estés planteando incorporar un nuevo miembro a la familia. Te vamos a proponer que te hagas 7 preguntas clave antes de adoptar un perro. Es una decisión tan importante que debemos tener en cuenta varios aspectos fundamentales. ¿Te animas? Vamos a ello. 

1. ¿Por qué quiero un perro?

    Quizás sea la pregunta más obvia y posiblemente a la que menos atención se le preste. ¿Quieres un perro para guardar una finca? ¿Lo quieres para ayudar a un miembro de tu familia con capacidades especiales? ¿Quizás para regalárselo a un ser querido? Si lo quieres desde una perspectiva de objeto/herramienta, te animamos a que lo reconsideres. Un perro es un amigo y un miembro más de la familia. Es un animal que tiene emociones, sentimientos y una serie de necesidades que vas a tener que cubrir. Por lo tanto, si lo que quieres es un compañero de vida y ser felices juntos, ¡adelante!

    2. ¿Cuál es mi ritmo de vida?

      No se trata de desanimar a nadie, pero hay que ser conscientes de cómo es tu día a día. Si tus jornadas laborales son maratonianas, viajas a menudo por trabajo o pasas más tiempo fuera que dentro de casa, quizás un perro no sea tu compañero idóneo. Por otro lado, si tú vas a ser el único responsable, sopesa cuidadosamente hasta qué punto podrás encargarte de tu perro. No hace falta que abandones tu vida anterior, pero sí que puedas encontrar un cierto grado de flexibilidad. Además, en función de tus intereses y estilo de vida, podrás tener más claro qué tipo de perro considerar para que encajéis a la perfección.

      3. ¿Mi economía me lo va a permitir?

        Si hay una cosa clara es que convivir con un perro no es barato. Tienes que ocuparte de la alimentación, el veterinario, la educación, el seguro y otros aspectos que debes tener en cuenta para tomar esta decisión. Tener un perro no es una obligación y si lo hacemos, es porque queremos. Por lo tanto, debemos procurar darle la mayor calidad de vida posible: alimento de calidad, buen estado emocional y físico, etc. Te recordamos que hay cuatro pilares básicos para el bienestar de los perros

        4. ¿Qué tipo de perro quiero?

          A la hora de elegir un perro, elige con la cabeza y no con los ojos. Es muy fácil que un cachorro te enamore a primera vista o que la belleza de un perro pastor o el tamaño de un mastín te encanten, pero ¡ojo! Quizás no es el perro que encaja contigo. La mayoría de la gente no quiere un cachorro, sino un perro mayor con aspecto de cachorro.

          ¿Esto qué significa? Que los cachorros son inagotables, intensos y enormemente demandantes en cuanto a energía y esfuerzo. Si eso lo tienes claro, adelante. Si no es así y esperas que tu perro esté tranquilo la mayor parte del día, piensa en la idea de un adulto o un senior. Ah, sin olvidarnos que también conviene que seamos conscientes del tipo de perro que elegimos. Respecto a esto, lo veremos en el punto 7.

          5. ¿Me veo con un perro en 10 años?

          Un perro es para toda una vida. Si todo va bien, serán muchos años juntos (aunque muchos menos de lo que nos gustaría). Por tanto, ¿vas a poder ocuparte de él en 5 o 10 años? Durante todo el tiempo que compartáis, deberás velar por su bienestar: es una responsabilidad tuya al cien por cien. Pero una responsabilidad maravillosa.

          6. ¿Adopto o compro?

          Para responder a esta pregunta, deberíamos hacer un artículo aparte. No obstante, vamos a intentar dar las pinceladas más importantes. Hay algunos mitos que conviene desmentir, ya que desde un punto de vista de convivencia, ninguna es mejor que la otra. Nosotros siempre elegiremos la opción de adoptar. La adopción es ética y medioambientalmente una opción más interesante.

          Sin embargo, comprar no tiene nada de malo siempre que se haga adecuadamente. ¿A qué nos referimos? Debes optar por un criador serio y responsable. Los criadores de verdad tienen un afijo, que es un número de control para regular su actividad y están adscritos a la Federación Cinológica Española (FCE), a la Real Sociedad Canina de España (RSCE) o a ambas. Estos criadores velan por el bienestar de sus perros y se caracterizan por la transparencia en la comunicación y por una línea de trabajo metódica. Por lo tanto, evita comprar a particulares que pueden estar explotando a sus perras y evita aún más a las tiendas de dudosa fiabilidad. Cruzar perros no es precisamente un juego.

          7. ¿Qué perro encaja conmigo?

            Siempre, y por encima de todo, déjate asesorar. Igual que los bares están llenos de entrenadores de fútbol, los parques están repletos de expertos en perros. Antes de tomar una decisión tan importante como esta, consulta con profesionales de la educación canina, protectoras o criadores de confianza. Ellos podrán aconsejarte qué tipo de perro encaja con tu estilo de vida para que los dos podáis daros el mayor bienestar posible. Siempre que tengas dudas sobre temas caninos, acude a los profesionales. Evita buscar respuestas en internet que pueden estar sesgadas.

            Consejo: antes de incorporar un nuevo miembro a la familia si ya convivimos con más animales en casa, lo primero será introducirlos de la mano de un experto. Ya que podrían ocurrir problemas de conducta en ambos animales y te aseguras una plena armonía en tu hogar. 

            Alejandro Daza

            Educador canino cognitivo-emocional

            Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
            Pago seguro
            Natukabarf Valoraciones con ekomi.es