In your html page, add the snippet and call gtag_report_conversion when someone clicks on the chosen link or button. -->

29/03/2022

Desmontando mitos del comportamiento canino (parte I)

  1. Dominancia vs sumisión de los perros
  2. Si tu perro tiene miedo, ignóralo
  3. Los perros pequeños necesitan menos ejercicio
  4. Los perros grandes necesitan un jardín
  5. Si tu perro se hace pis en casa, regáñalo y restriégale el hocico en el orín

Seguro que paseando con tu perro por el parque has escuchado alguna vez algo así como “tu perro es muy dominante”, “mi perro sólo quiere jugar” o “déjalo, que ellos se entienden”, y así hasta el infinito y más allá. Déjanos decirte que no estás solo y que detrás de estas frases existe una realidad totalmente opuesta. El objetivo de este artículo es desmitificar algunas de estas frases y entender qué hay detrás de ciertas afirmaciones muy extendidas en el mundillo del perro.

🔸Dominancia vs sumisión de los perros

Este binomio se puso de moda a raíz de un famoso programa de televisión estadounidense con un famoso adiestrador como estrella del mismo. Por una parte, este programa contribuyó a sacar a la luz la necesidad de la educación canina en el bienestar emocional de los perros. Sin embargo, al mismo tiempo le hizo un flaco favor al adiestramiento canino. En este programa se mostraban una serie de nociones muy obsoletas. Una de ellas y, posiblemente la que más ha calado a nivel general, es la de que los perros son dominantes o sumisos.

La dominancia y la sumisión existen, pero no son como te las han contado hasta ahora. Existen únicamente dentro del grupo social del perro y no configuran una personalidad, sino que son mecanismos a los que puntualmente pueden recurrir. ¿Qué quiere decir esto? Por ejemplo, en un momento dado, un perro decide que quiere acceder antes que el resto a una fuente de agua y el resto decide que no merece la pena enfrentarse porque ese agua seguirá ahí más adelante. Esto puede tener también que ver con la protección de recursos u otros aspectos de su etología, pero sirve para ilustrar que ni uno es dominante ni los otros son sumisos: sólo han elegido una estrategia circunstancial en ese momento en concreto.

De hecho, la mayor parte de los mal llamados perros dominantes, únicamente carecen de las herramientas sociales adecuadas para relacionarse. En muchos casos, son perros con una incorrecta gestión emocional o padecen de cierto grado de inseguridad o miedo.

🔸Si tu perro tiene miedo, ignóralo

Respuesta corta: falso. Y, además, es perjudicial. Cuando un perro sufre de un episodio de miedo, como podría ser frente a los ruidos o en el veterinario, es frecuente escuchar que es mejor ignorarlo para no condicionarlo. Nosotros nos preguntamos: ¿condicionar qué? No se puede premiar el miedo con caricias. De hecho, desde un punto de vista del aprendizaje neuronal, las emociones negativas (estrés, ansiedad o miedo) son incompatibles con estímulos positivos como caricias, refuerzo social verbal o comida. Si tu perro tiene miedo, acompáñalo para que sepa que está protegido y que todo va bien. Si hace falta, nos sentamos en el suelo y nos quedamos juntos hasta que se calme lo suficiente como para que pueda retomar el control.

Hay épocas del año como Navidades, San Juan o fiestas regionales donde los fuegos artificiales y los petardos son los protagonistas. Muchos perros sufren ansiedad y miedo al escuchar sonidos fuertes y secos tanto en el momento que ocurren hasta horas después. Son momentos de auténtico estrés para ellos donde van a necesitar el apoyo y resguardo de sus tutores. Ignorar a tu perro cuando necesita ayuda, podría romper el vínculo que os une y podría ser incluso perjudicial físicamente para él.  Por ello, como tutor, debes empatizar con tu perro y saber cómo ayudar a tu perro a gestionar el miedo a los petardos e, incluso, a las tormentas. En el blog te proponemos 10 formas de ayudar a los perros ante estos ruidos, pero debes encontrar aquella que encaje mejor con tu perro. 

🔸Los perros pequeños necesitan menos ejercicio

No, rotundamente no. Las necesidades físicas de los perros no son directamente proporcionales a su tamaño. Puede servir de ejemplo la amplísima familia que configuran los Terrier que en su mayoría son perros de tamaño pequeño-mediano y con unas necesidades de ejercicio físico tremendas. Así que no tengas reparo en pasear por el monte con tu Yorkshire, Chihuahua o Pomerania. Todos los perros deben y merecen disfrutar de un paseo por la montaña o la playa junto a ti.

Si te estás planteando hacer deporte con tu perro, pero no sabes muy bien cuál elegir, debes tener varios puntos en cuenta antes. En nuestro blog te damos varios consejos para hacer deporte con tu perro que no te debes perder. El deporte es una actividad divertida para hacer con tu perro y, además refuerzas el vínculo perro-tutor generando una verdadera sensación de equipo. Haciendo deporte también trabajas otras áreas como la salud y el enriquecimiento ambiental que son dos pilares básicos para su bienestar. Bueno, y también para tu bienestar. 

🔸Los perros grandes necesitan un jardín

La verdadera necesidad de los perros es pasar tiempo de calidad junto a sus familias. De nada sirve un jardín si eso supone no salir a pasear o quedarse a dormir fuera de la casa. El jardín debe suponer un espacio anexo a la casa y no su zona de vivienda, nada más. La felicidad de un perro no depende de tener un jardín ni de una casa enorme, sino de su bienestar en general. Hay cuatro pilares básicos para el bienestar de tu perro que debes tener en cuenta para su felicidad completa.

Entonces, ¿los perros grandes están bien en una casa pequeña? Sencillamente deberás adaptar las actividades de tu perro a las condiciones de tu vivienda, sin más. Si tu perro tiene la actividad diaria necesaria, la casa será el momento de relajación y de estar en familia. Al final, tu perro querrá estar donde estés tú, tengas un parcela de 40 hectáreas o un pequeño estudio en el centro de una gran ciudad.

🔸Si tu perro se hace pis en casa, regáñalo y restriégale el hocico en el orín

Sí. Aún a día de hoy, se sigue escuchando y llevando a cabo esta práctica en muchos perros. Evidentemente es falso que sirva para nada evitar que se haga pis en casa ni para nada beneficioso. Para empezar, es humillante para ellos y les resulta muy frustrante. Cuando un perro no tiene los hábitos higiénicos ordenados no es porque quiera, sino porque no sabe o no puede. Sin más.

En sesiones de educación canina se escucha: “pero mi perro tiene ya 8 meses y aún se le escapa pis o caca en casa”. Debes saber que no hay ninguna edad concreta ni correcta para afirmar que el perro debe aprender algo. ¿Qué puedes hacer estos casos? Los perros no entienden que algo esté mal solo por regañar, comprenden tu energía negativa, pero no la razón. Lo que debes hacer es premiar cada vez que haga pis o caca fuera de casa: hazle una fiesta con caricias, premios y juegos. Eso le llevará a hacerlo más veces fuera de casa y regular poco a poco sus esfínteres.

No obstante, como decimos siempre, si tienes alguna duda, recurre a un profesional de la educación canina que ponga el bienestar de tu perro por encima de todo lo demás y así juntos podréis explorar las mejores posibilidades.

Disfruta de un -10% de descuento + envío gratuito en tu primera compra en toda nuestra web

Alejandro Daza

Educador canino cognitivo-emocional

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro
Natukabarf Valoraciones con ekomi.es
Whatsapp