💥 Envío gratuito a partir de 79€ 💥
14/06/2022

Cómo elegir una guardería canina para tu perro en vacaciones

Sabemos que estás contando los días para empezar las vacaciones. Muchas familias aprovechan sus vacaciones para organizar actividades con sus peludos fuera de su residencia habitual. Sin embargo, muchos países y muchos medios de transporte siguen teniendo restricciones relacionadas con el transporte de animales que dificultan poder viajar con tu mascota. Si eres tutor primerizo o nunca te habías ido de vacaciones con tu peludo, vamos a ayudarte a escoger la mejor guardería canina para tu mejor amigo. Sobre todo, vamos a intentar resolver algunas de las dudas más habituales y a elaborar una pequeña guía para acertar con la próxima residencia para tu peludo.

  1. Opciones para dejar a tu perro si no puedes llevarlo contigo
  2. 5 aspectos a tener en cuenta de una guardería canina
  3. Tipos de guarderías caninas profesionales
  4. Todo lo que debes llevar a la residencia canina
  5. Servicio de recogida de las guarderías caninas
  6. Mi perro come dieta natural, ¿puedo llevarle su comida?

Opciones para dejar a tu perro si no puedes llevarlo contigo

🏡 Casas de familiares/amigos/vecinos

¿Recomendable? Depende. Si la persona tiene trato habitual con tu perro, es responsable y tiene cierto conocimiento sobre perros, podría ser la mejor opción. Sobre todo para los perros que les cuesta adaptarse a entornos nuevos, con más perros y personas desconocidas. Además, es la alternativa más económica. El trato y los favores se gestionan entre los tutores y los familiares, amigos o vecinos.

📲 Apps de cuidadores

Como en cualquier otra app puedes encontrarte todo tipo de personas. Es habitual que quienes participan en estas redes sociales no sean profesionales y que lo hagan para ganar un sobresueldo. No diremos que muchos lo hagan con mucho amor, pero muchos no tienen una formación específica. Una guardería debería aportar dedicación exclusiva y formación en áreas clave para el bienestar animal. Así que, una vez más, toca valorar cada caso de manera personal.

🏨 Guarderías o residencias profesionales

Son, en principio, la mejor opción. Precisamente son la mejor alternativa por lo expuesto anteriormente. Obviamente habrá todo tipo de guarderías o residencias. Sin embargo, quien se dedica íntegramente a la guardería lo hace como actividad laboral principal y con conocimientos adecuados. Por otro lado, es la opción más elevada económicamente, pero las garantías se pagan.

5 aspectos a tener en cuenta de una guardería canina

1. Personal cualificado 🥇

    Antes de decantarse por una residencia, debes asegurarte de que la persona o personas que cuidarán a tu perro saben lo que hacen. Que te gusten los perros no debería ser suficiente. La formación en educación canina y/o veterinaria debería ser imprescindible para llevar a cabo este oficio. Al fin y al cabo, tu perro convivirá probablemente con otros perros durante su estancia y las personas a su cargo deben disponer de herramientas para que ésta sea lo más agradable posible.

    2. Reconocimiento previo 🔍

    Hay perros que les puede costar un poquito adaptarse a un entorno nuevo, pero podemos ayudarles a hacerlo más amena la adaptación. Previamente a quedarse en la residencia canina, acudirás a la guardería tantas veces como sea necesario para garantizar que se familiariza con ella y que está a gusto. Además, podrás echar un ojo a las instalaciones y conocer de primera mano cómo estará tu perro y a las personas que velarán por él. Si no te lo permiten o te ponen pegas, descarta y sigue buscando.

    3. Instalaciones 🏡

    Una guardería debe contar con una serie de requisitos para garantizar que los perros disfrutarán de las mejores condiciones. Si te parece que están demasiado hacinados, que la limpieza no es adecuada, no te resuelven dudas sobre la seguridad o la convivencia con otros perros, cambia de opción. Igual que tú no te quedarías en un hotel mugriento, tampoco elegirías una residencia con malas condiciones para tu perro.

    4. Comunicación y envío de fotos y vídeos 📸

    Llama antes de concertar una cita para hablar con los responsables y hacerte una idea de cómo son. Además, una guardería seria y transparente mantiene comunicación constante con los tutores de sus huéspedes. Los responsables de la residencia canina deben enviar fotografías de tu perro, vídeos de su estancia y mensajes sobre cómo se encuentra. Hoy en día es muy sencillo gracias al teléfono móvil, así que no hay excusa que valga si no lo hacen.

    5. Contrato y precio 💸

    Es primordial la asunción de responsabilidades, por lo que en este apartado no debería hacerse la vista gorda. Por otro lado, sospecha de un precio excesivamente bajo o excesivamente alto. Las guarderías bien hechas conllevan mucho trabajo y dedicación, por lo que no escatimes en tu presupuesto, la calidad hay que pagarla. Un rango de precios esperable sería de 10-15€ para las no profesionales que podrían encontrarse en las apps, 15-30€ para las profesionales. Normalmente los cheniles son más económicos que los domicilios particulares, ya que el trato es menos individualizado. Por otro lado, las guarderías de día para perros rondan los 10-15€


    Tipos de guarderías caninas profesionales

    Podemos hacer dos distinciones: por régimen de alojamiento y por cheniles/casa particular.

    🏡 Guarderías caninas de día

    Suelen ser locales de carácter urbano, dentro de las ciudades, dedicadas en horario laboral al cuidado de perros. Son interesantes para estancias cortas por temas de trabajo o pequeños imprevistos. También sirven para complementar algunas terapias comportamentales.

    🏪 Guarderías 24h

    Como su nombre indica, los perros hacen noche. En este apartado nos podemos encontrar dos tipos fundamentales:

    • Residencias con cheniles/habitaciones individuales: se suelen ubicar en grandes parcelas en la periferia de las ciudades y tienen capacidad para un alto número de perros. Cuentan con licencia de Núcleo Zoológico y cumplen con todos los requisitos que exige la ley al respecto. Técnicamente, nadie puede residir en estas instalaciones, de manera que los profesionales deben hacer turnos laborales.
    • Guarderías en casas privadas: por desgracia, en España esta actividad es alegal, ya que para ejercer la residencia de animales se requiere del mencionado Núcleo Zoológico. Esta licencia no se concede a espacios habitados, sino a aquellos no habitados. En España, un domicilio particular no puede alojar más de 5 perros al mismo tiempo. Conceptualmente, si el cuidador es bueno, presenta muchas ventajas de cara a la atención prestada y la experiencia vivida por parte del perro. Lo malo es que puede entrar en conflicto con los vecinos u otras personas..

    Todo lo que debes llevar a la residencia canina

    Su cartilla, su material de paseo habitual y su cama, en caso de tenerla. El tema de juguetes y demás queda sujeto al criterio del cuidador, ya que muchas veces puede causar conflictos con otros perros. Si tu perro se va a alojar en cheniles, un par de juguetes son recomendables para hacer su estancia en el chenil más agradable.

    Por otro lado, si está siguiendo algún tratamiento clínico, deberás llevar su medicación con las pautas veterinarias. Por último, no te olvides de llevar su comida habitual, comedero y bebedero. La comida es muy importante porque muchos perros sufren problemas digestivos al cambiarles la alimentación. Antes de llevarlo por primera vez, si son serios, te pedirán una descripción de su personalidad y particularidades para así poder ofrecer un servicio más adecuado.

    Servicio de recogida de las guarderías caninas

    No todas las residencias tienen servicio de recogida, así que este aspecto conviene tenerlo claro antes de reservar plaza. En caso de tenerlo, es recomendable que te informes de cómo lo hacen, por si tu perro no va a ir del todo a gusto y del sobrecoste que conlleva.

    Mi perro come dieta natural, ¿puedo llevarle su comida?

    En un principio, las residencias caninas no están obligadas a disponer de arcones congeladores. Por lo tanto, este es un tema que debes consultar previamente con la guardería en concreto, ya sea que pueda o quiera ofrecer esta posibilidad. No obstante, si la guardería es profesional y tiene ganas de adaptarse a todo tipo de perros, no debería haber problema al respecto.

    Si no fuese posible darle su alimentación natural, primero deberías consultar con tu nutricionista canino una alternativa temporal que se adapte a las necesidades de tu perro. Si tu perro está sano, puedes probar con otras opciones como la comida deshidratada o las latas de comida húmeda.

    Igualmente, si tu opción es darle pienso durante su estancia, te recomendamos que hagas un proceso de introducción al pienso de nuevo y sobre todo, que escojas un pienso de calidad. Dos o tres semanas antes de su estancia, puedes introducir el pienso que va a comer durante esos días en una de sus tomas y llevar una dieta mixta hasta el día que entre en la guardería. Así te puedes asegurar que su sistema se ha adaptado de nuevo al consumo de carbohidratos y procesados. No va a pasar nada si tu perro come temporalmente y durante unos días pienso siempre y cuando sea de calidad.

    Una vez acabe su estancia en la guardería, vuelve a llevar una dieta mixta durante una o dos semanas para introducir de nuevo la dieta natural en su sistema. Tras estas semanas, tu perro volverá a comer alimentos reales y naturales. Si tu perro aún no come dieta natural, puedes hacer la transición a la dieta BARF con Natuka de forma muy sencilla con el pack de iniciación.

    Whatsapp