Intolerancias alimentaria en perros y gatos

13/06/2019

Las intolerancias alimentaria en perros y gatos

Las intolerancias alimentarias son reacciones del organismo del animal, que afectan a nivel metabólico, pero donde no está comprometido el sistema inmune, esta es una gran diferencia sobre las alergias, ya que en las intolerancias puede o no, estar involucrado el sistema inmune.

Las intolerancias alimentarias son muy frecuentes en nuestros perros y gatos, pueden ser a uno o varios alimentos y existen multitud de factores que dan lugar a ellas.

Otra diferencia que podemos observar entre las alergias y las intolerancias es que las primeras, se empiezan a mostrar rápidamente (desde las 2h del contacto), mientras que las intolerancias pueden tardar hasta 3 días en dar la cara, desde el momento en el que el animal se expone al alimento que causa la intolerancia. Además en las intolerancias no tendremos la posibilidad de llegar a tener un shock anafiláctico.

Las inmunoglobulinas involucradas en este proceso son IgA e IgM, y se encuentran en las heces o saliva del animal.

Síntomas de la intolerancia alimentaria

Muchos de los síntomas que produce una intolerancia a tu perro o gato son similares a los que produce una alergia, por eso a veces es tan difícil diferenciarlas.

Gastrointestinales: náuseas, vómitos, retortijones, diarrea, gases…

Conductuales: Irritabilidad y nerviosismo por el malestar.

Causas

Hay varios factores que pueden provocar una intolerancia en nuestro perro o gato, las causas más comunes son las siguientes:

Intolerancia metabólica. Es la deficiencia de las enzimas que de necesitan para asimilar el alimento o nutriente, por ejemplo, muchos perros y gatos tienen intolerancia a los cereales, en especial, aquellos con gluten, esto se debe a que no tienen o tienen muy poquita enzima amilasa de manera natural, para digerirlos y asimilarlos.

Intoxicación. Tomar sustancias que producen toxicidad como mercurio, toxinas bacterianas, o tóxicos naturales como la solanina (tomate o patatas crudas)

Aversión psicológica a algún alimento. Cuando un alimento causa malestar a un animal, entra en acción un mecanismo de defensa que hace que su cuerpo reconozca ese alimento y que si vuelve a tomarlo, lo rechace, causando síntomas de intolerancia alimentaria. Es un sistema de defensa para no ser envenenado.

Reacciones farmacológicas. No es de extrañar que un medicamento que le siente mal pueda dar lugar a una intolerancia.

Intolerancias indeterminadas, son relacionadas con aditivos y añadidos a los alimentos, por supuesto muy común en los piensos para perros o alimentos procesados.

Síndrome del intestino permeable.

Síndrome del intestino permeable

Aunque hablamos un poquito de esta patología en el artículo de alergias en perros y gatos, es aquí donde más se ve involucrado.
Este síndrome es la causa más común de alergias e intolerancias, es también conocido como disbiosis.

Esta disbiosis es un desequilibrio entre la flora intestinal buena, baterías beneficiosas, y las bacterias malas que conviven en el intestino de nuestros peludos.

Resumiendo un poco, el intestino es un tubo, que está forrado por vellosidades, por medio de estos “pelitos” se absorben los nutrientes que el animal ingiere con la comida y entran a la sangre, para ser repartidos por todo el organismo.

En la superficie de estas vellosidades se encuentran las bacterias buenas como los lactobacilos y bifidobacterium y también se encuentran las malas como, clostridios etc.

Ambos se encuentran en armonía hasta que empieza la reacción de intolerancia o alergia alimenticia. En estos casos las vellosidades están dañadas o incluso destruidas por completo y no hacen bien su función de no dejar pasar aquellas sustancias que el organismo no debe asimilar.

Además aparecen porosidades, por los que las bacterias malas pueden llegar al torrente sanguíneo y empeorar los síntomas.

Cuando a través de estos agujeros es un nutriente el que pasa a la sangre, es posible que el sistema inmune se ponga a la defensiva al creer que es algo nocivo para él, produciendo una alergia.

Las causas más comunes de la disbiosis son:

  • El uso de antibióticos y corticoides.
  • Sobrevacunación.
  • Estrés.
  • Alimentación inadecuada (no ayuda a regenerar esa flora intestinal).
  • Toxinas.
  • Infecciones bacterianas.

Los síntomas más comunes de la disbiosis son los digestivos, diarrea o estreñimiento, gases, estómago inflamado

Además el síndrome del intestino permeable se relaciona con muchas otras patologías:

  • Enfermedades autoinmunes.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Enfermedades de hígado, vesícula y páncreas.
  • Algunos tipos de cáncer.
  • Problemas respiratorios.

Pruebas diagnosticas

Tu veterinario te planteará varias formas de abordar la intolerancia.

La primera opción suele ser dar un pienso hipoalergénico a tu perro o gato, lo que para mí es un parche, que no soluciona el problema real de la intolerancia, además la calidad de los piensos y más si hablamos de los específicos para intolerancias es muy mala.

Luego están los análisis de sangre, pero muchos especialistas están de acuerdo en que no son pruebas demasiado fiables, que no funcionan correctamente, y que pueden dar lugar a falsos positivos y negativos, además de sumar el hecho de que son bastante caras.

Existen también unos test de saliva que parecen funcionar mejor que los serológicos, estos test analizan bastantes alimentos, pero no valen para alergias, solo para intolerancias y sensibilidades alimentarias. El precio de estos test es también elevado.

En mi caso lo que siempre realizo y mejores resultados me dan, son las dietas de descarte o eliminación.

Cómo ayuda la alimentación natural frente a las intolerancias alimentarias

La dieta de descarte o eliminación, va a conseguir que el intestino del animal se relaje y deje de sobreestimularse frente a sustancias que no deberían hacerle reaccionar.

Gracias a dar una proteína que el animal no haya comido nunca, sus defensas no van a reaccionar y su intestino va a empezar a sanar y a cerrar esos “agujeros” que dan problemas.

Hay que decir, que se necesitan al menos 2 meses para que el intestino esté preparado para volver a enfrentarse a alimentos que producían la intolerancia, y que no es seguro que el animal pueda a volver a comer todo lo que comía antes, pero si es verdad, que al haber sanado su intestino, las reacciones adversas, cuando reintroducimos los alimentos sospechosos, son mucho menores, en caso de haberlas.

Si a una buena dieta de descarte, le unimos suplementos como prebióticos y probióticos, ese perro o gato, podrá disfrutar de una dieta natural completa o casi completa y mantener una salud de hierro muchos años.

Suplementos naturales

Aparte de una dieta natural completa como hemos visto, existen suplementos naturales que pueden ayudarnos a reducir los síntomas de las alergias. Algunos son iguales a los de las alergias alimentarias como los ácidos grasos omega 3, estos nos ayudarán a reducir la inflamación intestinal.

En este caso el uso de prebióticos y probióticos, es un apoyo esencial a ese intestino que está en baja forma.

Dependiendo de la causa de la intolerancia, es posible necesitar suplementos específicos, por ejemplo, en caso de intoxicación puede ser bueno mantener un tiempo productos como aloe vera en zumo o carbón activo, tenemos que tener en cuenta que cada animal es diferente y la dieta y suplementos debe hacerse específica para él.

Los suplementos es mejor no usarlos durante las 8 primeras semanas, para que no interfieran en la dieta de descarte, es algo que debe valorarse individualmente en cada caso.

Casos de éxito

El caso que más tiempo y esfuerzo me ha llevado, aparte de ser uno de los que me siento más orgullosa, es de Eris, la perrita de Angelika Bondarczuk. En su caso creemos que la raíz de su intolerancia fue un caso de intoxicación o envenenamiento.

Esta pequeña nos trajo de cabeza muchos meses, con diarreas, vómitos… que a veces no se relacionaban con nada aparentemente. Menos mal que sus papis tuvieron mucha paciencia y gracias a ellos, a la comida de Natuka y suplementos específicos, a día de hoy está estupenda como veis en las fotos del antes y después.

Lo que demuestra que con paciencia, cariño, buena nutrición y un equipo de personas implicado, siempre se puede mejorar.

Verónica Vicent Cruz

Certif. en Dietética y Nutrición Veterinaria

Asesora Nutricionista y Gerente de Naturzoo

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro