💥 Envío gratuito a partir de 79€ 💥
15/10/2019

¿Puede comer dieta BARF un perro mayor?

Seguro que si tienes un perro o gato mayor, te habrás preguntado: ¿puedo cambiarle la alimentación a un perro mayor? O si a su edad es posible darle una dieta natural BARF. Además, es posible que algunas personas te lo hayan desaconsejados, te hayan metido miedo o te hayan dicho un NO rotundo. Así, es normal que no te atrevas a dar el paso por si puedes empeorar la salud de tu peludo. Pero permítenos decirte que SÍ hay posibilidades de cambiar la alimentación de tu perro o gato senior a una dieta natural. 

Veamos todas las posibilidades tenemos en estos casos de perros y gatos mayores para darles una dieta lo más natural posible a nuestro compañero.

Cambiar a comida natural a un perro senior

No hay problema en hacer el cambio a dieta natural a un animal de edad avanzada. Lo único que tenemos que tener en cuenta es que es posible, que su adaptación sea más lenta y quizás adaptar su alimentación a ciertos tipos de alimentos o alimentación natural. Solo debemos ser pacientes. Para ello vamos a usar siempre una dieta blanda, la cual es una dieta de fácil digestión y asimilación. Así reduciremos los problemas digestivos que pueda tener.

Para hacer una dieta blanda a tu perro, evitamos de momento el hueso carnoso y las vísceras, y hacemos sus platos basándonos solo en carnes blancas o pescado a un 75-80% y vegetales entre un 20-25%. Carnes magras bajas en grasa como pueden ser el pollo, el conejo o pavo y en pescados, los llamados pescados blancos, como la merluza. Las verduras y/o frutas deben de añadirse cocidas o trituradas para facilitar su absorción. Ejemplos de estas verduras o frutas de fácil digestión pueden ser la yuca, la manzana, la zanahoria y la calabaza.

También podemos ayudarnos de caldo de huesos para la transición. Además, como te contaremos más adelante, podemos valorar darle algún suplemento natural para ayudarle en el cambio.

Cambios que verás en tu peludo

Vale, pero, ¿veré cambios en mi perro al pasarle a alimentación natural? ¡Por supuesto! Lo primero que se observa es un cambio de actitud, se les ve más activos, felices y rejuvenecidos. Muchos dueños comentan que parecen cachorros de nuevo.

Además, es muy común que los animales mayores tengan poca musculatura. La dieta natural no va a aumentar su musculatura si hay una deficiencia de actividad o problemas de movilidad, pero sí que ayuda a que fortalezca la musculatura. El alimento no solo sirve para alimentar, sino también para nutrir al animal. Gracias a la calidad de la materia prima, carnes, pescados y vegetales se puede conseguir que un perro o gato senior recupere cierta movilidad.  

Su piel, pelo, almohadillas y coderas van a mejorar al cambiar de dieta. Vamos a reducir el número de pises y cacas, algo que a ciertas edades puede empezar a descontrolarse. Esta alimentación aumenta la esperanza de vida porque reduce el índice de obesidad, la enfermedad más común entre los perros y gatos. Hay datos de animales fallecidos a la edad de más de 20 años llevando una dieta natural. Además, otra de las ventajas es que podemos adaptar la dieta si fuera necesario a cualquier enfermedad o dolencia del animal. ¿Qué más le puedes pedir?

Los miedos de la dieta BARF

Adivinamos lo que es: ¿dar huesos a tu abuelito? Natuka cuenta con menús completos triturados, donde la digestión de la parte del hueso carnoso se facilita de manera notable. Esto también puede ser útil para aquellos abuelitos que no tienen dientes, así que no tienes excusa para darles una dieta natural completa. 

Puedes eliminar los huesos de la dieta y valorar algún suplemento de calcio. En efecto, los perros o gatos mayores son animales que pueden tener el sistema digestivo más débil, para ello nos ayudaremos de suplementos, y al inicio probaremos con una cantidad pequeñita para ver como los tolera y digiere.

Suplementos naturales para mi perro mayor

Todos estos suplementos los recomendamos en base a un animal sano. Si tiene alguna patología siempre hay que adaptarlo a nivel individual.

  • Calcio: para que sea natural, optar por dar harina de hueso o en su defecto cáscara de huevo.
  • Prebióticos, probióticos y enzimas digestivas: los pre y probióticos, nos van a ayudar a mejorar la flora intestinal de nuestro perro o gato, y ayudan a facilitar la adaptación a la nueva dieta. Las enzimas digestivas pueden ir muy bien para ayudar con las digestiones de tu perro.
  • Ácidos grasos omega 3 de origen animal: para mejorar la asimilación. Los omega 3 nos va a ayudar a equilibrar los ácidos grasos de la dieta de tu perro. Además son antiinflamatorios, protectores neuronales, protegen los órganos, mejora el estado de pelo y piel. Vamos que va a ayudar mucho a nuestro pequeño.
  • La espirulina o las algas en general: también pueden ir muy bien para dar un toque de energía y completar los micronutrientes de la dieta. Algunas además ayudan a reducir la formación de sarro, importante si nuestro viejito no quiere huesos enteros o no tiene dientes para comerlos.
  • Antiinflamatorios: como la cúrcuma, harpagofito, jengibre o frutos rojos p ara los posibles dolores articulares. Además, también son muy buenos antioxidantes, es decir, ayudan a que haya un menor estrés oxidativo, el cual está relacionado con muchísimas patologías.

Luego hay muchos suplementos que pueden ir bien a nivel particular. Por ejemplo el cardo mariano si queremos apoyar la función de riñones e hígado; la equinacea u hongos, si queremos aumentar las defensas naturales, y un sinfín más según cada problema e individuo.

Conclusiones

Dale una oportunidad a la dieta natural con tu perro mayor, y en un mes, verás la cantidad de beneficios que le aporta. Además disfrutará comiendo y le verás feliz, algo que se merece en esta etapa de la vida más que en ningún otra.

Escrito por Verónica Vicent Cruz - @naturzoo
Certif. en Dietética y Nutrición Veterinaria - Asesora Nutricionista y Gerente de Naturzoo


Whatsapp