💥 Envío gratuito a partir de 79€ 💥
10/05/2022

Leishmania en perros y la dieta BARF

  1. Qué es la leishmania
  2. Tipos de leishmaniasis
  3. Síntomas de la Leishmania
  4. Prevención de la Leishmania
  5. Tratamiento de la Leishmania
  6. Beneficios de la dieta BARF para la Leishmania
  7. Suplementos naturales para perros con Leishmania

La leishmaniasis es una enfermedad parasitaria muy común entre los perros provocada por la picadura de un mosquito infectado. En España afecta a muchísimos perros durante los meses cálidos del año. La Leishmania se encuentra en algunas áreas de más de 88 países, que se encuentran en zonas tropicales o subtropicales. Como sabrás, los mosquitos son animales que viven en temperaturas cálidas, por ello la Leishmania en perros es común en zonas con temperaturas altas o medias-altas. En este artículo, vamos a ver con más detalle qué es la leishmaniosis, los síntomas más comunes, su tratamiento y la prevención, pero más importante, el papel que juega la alimentación natural en perros con Leishmania.

❓Qué es la leishmania

La leishmania, leishmaniosis o leishmaniasis canina es una enfermedad parasitaria transmitida por la picadura de un tipo de mosquito llamado flebotomo. Este tipo de mosquito suele aparecer en primavera y suele estar presente hasta otoño cuando empiezan a bajar las temperaturas. De hecho, los flebotomos se consideran como uno de los peligros de la primavera para los perros, junto con la procesionaria del pino o las garrapatas. Por ello, la leishmaniosis canina se considera una enfermedad endémica en España, está presente en la mayor parte del territorio peninsular y en las islas Baleares.

La leishmania afecta mayoritariamente a perros, pero también puede encontrarse en gatos, hurones o humanos, entre otros animales. Sin embargo, se encuentra una mayor prevalencia en perros de raza grande y animales jóvenes. Curiosamente, los podencos Ibicencos muestran cierta resistencia a la enfermedad, pero se siguen estudiando las causas de esta condición en esta raza de perros. Por si no lo sabías, la leishmaniasis es una enfermedad que no tiene cura, pero tiene tratamiento y se pueden tomar medidas para poder prevenirla. Por esta razón, escucharás que un perro ha negativizado la leishmania, que significa que está en modo “stand by” y que se puede activar de nuevo.

Por otro lado, el estilo de vida del perro influye en la transmisión de la enfermedad. Lógicamente, los perros de finca o los perros que pasen más tiempo en exterior tendrán más probabilidades de contraer la enfermedad. Especialmente, aquellos perros que pasen tiempo en zonas boscosas o húmedas, ya que hay una mayor concentración de mosquitos. Por ejemplo, si vives en una zona de la costa mediterránea, tu perro tiene más probabilidades de sufrir una picadura que un perro de una zona más seca. ¿Por qué? Las condiciones de humedad y temperaturas suaves crean el clima perfecto para la proliferación de los flebotomos.

🔍 Tipos de leishmaniasis

No es que hayan diferentes enfermedades con el mismo nombre, sino diferentes afectaciones. Hablamos de tipos de leishmania según en las zonas corporales que la enfermedad ataca al perro, pero es una misma enfermedad.

  • Leishmaniasis cutánea

Suele ser la más común y afecta a la piel del animal con una incidencia del 80%.

  • Leishmaniasis visceral

En este caso, la leishmania afecta directamente a los órganos como riñones, hígado, bazo, sistema inmunológico y médula espinal. La visceral tiene una incidencia menor que la cutánea, entorno al 20% de los perros infectados. Sin embargo, las consecuencias son peores ya que afecta a órganos importantes del perro.

👀 Síntomas de la Leishmania

A estas alturas te estarás preguntando: ¿y yo cómo sé que mi perro tiene Leishmania? En animales positivos de Leishmania podemos encontrar una amplia presentación de síntomas: problemas digestivos, fallo renal o lesiones cutáneas, entre otros. Además, muchos perros pueden ser totalmente asintomáticos ante la leishmaniosis, como ha pasado recientemente con algunos casos de Covid. También puede ocurrir que confundas los síntomas de alergia en perros o gatos con los síntomas de la Leishmania. De todas formas, vamos a darte algunos consejos para que puedas saber cuáles son los indicios de que tu perro sufre Leishmania.

Los síntomas generales de la leishmania que se pueden observar en todos los perros son:

  • Ingesta abundante de agua; por consiguiente,
  • Orina más veces y en más cantidad
  • Puede presentar dolores en articulaciones, músculos o zonas concretas

Tal y como hemos comentado en el punto anterior, existen dos tipos de Leishmania y, por lo tanto, el perro puede presentar síntomas distintos. Si hablas de Leishmania cutánea, el perro presentará unos síntomas más relacionados con la piel, el pelaje y el cuerpo externo. O por el contrario, los síntomas relacionados con el funcionamiento del organismo en general corresponderán a la leishmania visceral.

🔸 Síntomas de la leishmaniasis cutánea en perros

  • Alopecia alrededor de la nariz, orejas y ojos
  • Pelaje sin brillo
  • Úlceras en la piel
  • Lesiones que no se curan rápido
  • Crecimiento desproporcionado de las uñas, uñas frágiles o se rompen fácilmente
  • Cambios de color en la piel
  • Grietas en las almohadillas
  • Dermatitis nodular
  • Necrosis en la punta de las orejas producida por la vasculitis derivada de la enfermedad.

🔸 Síntomas de la leishmaniasis visceral canina

  • Pérdida de apetito
  • Apatía
  • Inactividad
  • Pérdida de peso muy fuerte
  • Agrandamiento desmedido del hígado
  • Hemorragia nasal
  • Alteración en los riñones
  • Vómito, diarrea o heces de color rojo oscuro o negro

Recuerda que cada perro es un mundo y pueden presentar uno, dos o todos los síntomas dependiendo de su defensas. Del mismo modo, tu perro puede presentar estos síntomas sin ser sinónimo de Leishmania. En el momento que veas alguna de estas reacciones en su organismo debes acudir lo más rápido posible al veterinario para que le realice un diagnóstico adecuado para ver si realmente está infectado o no.

⛔ Prevención de la Leishmania

Aunque la leishmaniosis se puede contagiar durante todo el año, tenemos que prestar una atención especial a los meses que comprenden desde abril hasta octubre. Desde el inicio de la primavera hasta principios de otoño, los flebotomos suelen ser más activos y suponen un peligro para tu perro si está desprotegido. Sin embargo, la temporada de flebotomos puede variar cada año según las temperaturas que se alcancen.

Como ya sabrás, el cambio climático ha provocado un aumento de las temperaturas globales y una variación de las estaciones. El invierno es cada vez más corto y el verano se alarga más, provocando que las estaciones intermedias estén desapareciendo. Esto tiene muchísimas implicaciones a nivel ambiental, una de ellas es que estos insectos estén presentes durante más tiempo. Si los flebotomos actúan durante más meses, el riesgo de infección de los perros aumenta.

Para evitar las graves consecuencias que puede causar esta enfermedad, es muy importante utilizar métodos preventivos que eviten la picadura del mosquito flebotomo. Vamos a explicarte cómo puedes evitar la leishmaniasis en tu perro:

🔸 Collares antiparasitarios

    Existen muchas marcas comerciales que venden collares antiparasitarios y cubren la picadura de este mosquito. Sin embargo, hay muchas otras que no cuentan con esta protección y, por ello, es importantísimo que te fijes en las características del producto. Sabrás que ese collar actúa frente al flebotomo si pone específicamente que evita el mosquito flebotomo. Por lo tanto, los collares donde ponga “evita la picadura de mosquitos” no nos valdrían, puesto que no es específico para el mosquito de la Leishmania.

    🔸 Pipetas antiparasitarias

      Normalmente tienen una protección que dura 1 mes aproximadamente. Al igual que en el caso anterior nos tiene que especificar que actúa contra el mosquito flebotomo.

      🔸 Test sanguíneos

        Seguro que no es la primera vez que lees en un veterinario “Campaña de prevención contra la Leishmaniosis canina”. Pues bien, una vez finaliza la época de mayor actividad del mosquito, podemos realizar un test sanguíneo el cuál nos revelará si nuestro animal ha sido infectado o no. Este test se suele realizar anualmente, gracias a él podemos detectar la enfermedad en fase temprana y tratarlo cuanto antes.

        🔸 Vacunación

          Actualmente disponemos de una vacuna para la Leishmania. Solo se puede administrar a perros negativos a la enfermedad y su función es ralentizar la progresión de los signos clínicos si en algún momento nuestro perro es infectado. Gracias a esta vacuna pueden llegar a no presentar signos clínicos de la enfermedad. Sin embargo, que tu perro lleve la vacuna no evitará que, en caso de que sea picado por un mosquito con Leishmania, no la padezca.

          💊Tratamiento de la Leishmania

          El tratamiento para la enfermedad de la leishmaniosis es muy variable, ya que podemos encontrar distinta presentación de la enfermedad. Tal y como hemos comentado en el punto sobre los tipos de Leishmania y los síntomas, habrán diferentes afecciones a tener en cuenta y también dependerá de la gravedad de las lesiones.

          El tratamiento se acompaña de un protocolo farmacológico y un tratamiento nutricional adaptado al paciente en el que se hará hincapié en el fortalecimiento de su sistema inmune. La combinación de uno o varios fármacos dependerá de la evolución del paciente y la carga parasitaria.

          La leishmania no tiene cura, es una enfermedad crónica que puede mejorar con el tiempo. Un perro con leishmaniosis necesitará medicación y pruebas periódicas para monitorizar la evolución de la enfermedad. Si se ha diagnosticado a tiempo y mejora la sintomatología, pueden tener una buena calidad de vida. Por eso, es importante tener en cuenta los métodos de prevención de la enfermedad para detectarlo a tiempo.

          Aunque tengamos controlada la enfermedad y haya desaparecido o disminuido la sintomatología, en ocasiones pueden aparecer de nuevo ciertas lesiones. Estas situaciones suelen ocurrir cuando el sistema inmune del perro se ve comprometido. Si esto sucede, será necesario realizar pruebas diagnósticas para reevaluar al paciente y valorar si hay que hacer alguna modificación en el tratamiento. El mantenimiento de un sistema inmunológico fuerte es esencial para hacer frente a la Leishmania y la alimentación natural BARF es la herramienta básica para poder tener unas defensas fuertes.

          Dieta BARF contra la Leishmania

          La alimentación es muy importante como parte del tratamiento y el fortalecimiento del sistema inmune. La dieta BARF es muy beneficiosa para los perros con leishmaniosis, siempre teniendo en cuenta las patologías asociadas a la enfermedad. Por ello, la alimentación BARF de un perro con Leishmania tiene que ser formulada por un veterinario-nutricionista especializado en nutrición natural. En función de los síntomas, los valores analíticos y la gravedad de la enfermedad, el veterinario-nutricionista podrá desarrollar una dieta específica para el perro.

          🍗 Beneficios de la dieta BARF para la Leishmania

          Entre los beneficios de la dieta BARF para perros se encuentra la mejora de la salud de la piel, que es la afección principal de la leishmania cutánea. La alimentación natural también mejora las digestiones, ya que se recupera el pH normal del estómago al no ingerir químicos ni un exceso de carbohidratos. A su vez, se consigue que haya una mayor asimilación de nutrientes fortaleciendo el sistema inmune del animal. En aquellos peludos con Leishmania visceral veremos también grandes cambios positivos porque evitaremos el estrés del organismo del animal al eliminar el consumo de químicos.

          Muchos perros con Leishmania sufren úlceras y/o lesiones en partes del sistema digestivo como boca, lengua, encías y esófago que les dificulta deglutir. Muchos de estos peludos no quieren comer alimentos duros como el pienso y la desnutrición del animal podría empeorar la Leishmania. Los menús BARF de Natuka están triturados y tienen una textura húmeda facilitando así que puedan alimentarse sin dolores.

          La alimentación natural BARF puede ayudar a tu perro a combatir la enfermedad por muchas razones y vías. Si tu perro sufre Leishmania y aún no come BARF, deberás consultar con un especialista de la nutrición canina para que pueda revisar tu caso. De todas formas, tu perro deberá hacer una transición de su alimentación actual a la dieta BARF para adaptar poco a poco su sistema a las nuevas digestiones. En Natuka contamos el pack iniciación que es un menú diseñado especialmente para los perros que empiezan por primera vez a comer BARF. En nuestro blog, te explicamos paso a paso cómo introducir a tu perro en la dieta BARF con Natuka. Recuerda que si tienes cualquier duda, puedes consultar a nuestra veterinaria especialista en nutrición natural, Isabel Calzado.

          🌿 Suplementos naturales para perros con Leishmania

          Existen suplementos naturales específicos para la Leishmania que han sido estudiados para controlar los síntomas y reducir en un futuro la dosis de fármacos administrados al paciente. La estrategia nutricional consiste en disminuir la formación de poliaminas (lugar donde se replica la leishmaniosis) y estimular la respuesta TH1.

          Entre los suplementos más importantes encontramos:

          • Artemisina

          Suplemento anti-Leishmania. Este suplemento fortalece el sistema inmunológico estimulando la respuesta TH1, induciendo estrés oxidativo y posterior apoptosis - la muerte, para que nos entendamos– del parásito. No es recomendable en animales con enfermedad hepática.

          • Berberina

          Otro suplemento anti-Leishmania. Se ha demostrado la eficacia de la berberina como leishmanicida, despolarizando las mitocondrias por reacciones redox.

          • Curcumina (cúrcuma)

          Es un estimulador de los efectos del ácido nítrico. Es un potente antioxidante y actúa como antiinflamatorio natural.

          • Espirulina

          Es un inmunomodulador estimulando la respuesta TH1 y antioxidante.

          Whatsapp