Chat with us, powered by LiveChat

02/11/2021

Cómo saber si tu perro tiene frío y cómo evitarlo

Los principales síntomas de frío en tu peludo y qué hacer para prevenirlos

Entramos en noviembre y esto ya se empieza a notar: mañanas muy frías y largos días de lluvia. Si tu empiezas a notar la bajada de temperaturas, estamos seguros que tu amigo de cuatro patas también. Muchos peludos, por su naturaleza, agradecerán enormemente que la temporada de frío por fin haya llegado, pero hay que tener cuidado con los perros más pequeños y los más senior. Si estás leyendo esto es porque te interesa saber cómo identificar que tu peludo está pasando frío y, más importante, cómo evitar que lo pase. Así que sigue leyendo que te lo contamos todo.

Síntomas de frío en los perros

Antes de nada, ¿cómo los puedes identificar? Posiblemente debas fijarte en entornos fuera del hogar o en casa por la mañana, cuando aún no hay movimiento y la calefacción no ha calentado el espacio. Especialmente si tu perro es friolero, aunque hablaremos más adelante sobre ello. Estos síntomas los podemos observar de forma directa o indirecta.

  • Síntomas directos. Los perros con frío tiritan. No hablamos de hipotermia, eso es un asunto diferente, hablamos de tener frío. Además de tiritar, tienden a quedarse aletargados, poco activos y hacerse un ovillo. No te alarmes, hacerse un ovillo no significa que sufra frío, pero presta atención si al mismo tiempo tirita.
  • Síntomas indirectos. Suelen cambiar de hábitos como buscar zonas de descanso distintas a las habituales con fuentes de calor o dormir de forma rígida. A diferencia del verano, que cambian constantemente de posición para refrescarse, con frío prefieren quedarse inmóviles para no perder calor. Esto será lo primero que podrás observar si tu perro tiene frío en casa.

Prevenir el frío es de sabios

Según el lugar de descanso

  • Dentro de casa. Los perros son animales muy listos, así que ellos se saben regular. Por lo tanto, es importante que le eches un ojo a los lugares favoritos de tu perro para colocar allí sus camas. De todas formas, estos sitios no deben ser zonas frías ni húmedas o, por lo contrario, demasiado cerca de radiadores, chimeneas o estufas.
  • Exteriores. Si tienes jardín o patio, y a tu perro le gusta pasar tiempo fuera a su aire, es fundamental que cuente con una caseta o refugio ubicado adecuadamente. Este refugio debe estar protegido del viento y aislar de las bajas temperaturas y de las lluvias.

Según la edad: cachorros, perros mayores

Son los grupos de riesgo, ajenos a su raza o características físicas. Si tu perro está en uno de estos conjuntos, toma nota de estas recomendaciones: aprovecha el paseo largo a mediodía y evita que pase demasiado tiempo sobre la tierra y hierba húmeda de la mañana o la noche, ya que en muchos lugares hay escarcha por la humedad. 

Según la condición: perros frioleros

Algunos perros, sin importar edad, están particularmente mal adaptados al frío. Por ejemplo, los perros de complexión muy delgada, con escasa capa de pelo o los más pequeños, todos ellos presentan una termorregulación poco eficiente. Si es el caso de tu peludo, hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer actividades con ellos. En movimiento no debería ser ningún problema, pero si os paráis para descansar en una ruta u os vais a ir a una terraza con ellos, llevad una manta o un abrigo cómodo y de calidad. Y en casa, una manta polar es un must.

Según las condiciones climatológicas: lluvia

La lluvia no debería impedir que salgas de paseo con tu perro. Si a tu peludo no le gusta mojarse, un impermeable de calidad puede ser una buena idea, así como un buen material de paseo. No obstante, a muchos perros les encanta la lluvia y disfrutan como niños: ten una toalla absorbente a mano para secarlo. Aunque a veces, dependiendo del perro, es como secar una toalla mojada.

Según la patología: perros enfermos

Los peludos que padecen alguna forma de artritis, artrosis o enfermedades respiratorias y cardiovasculares, son blancos fáciles para los primeros días fríos y húmedos. Quizás se muestren más lentos, torpes y más apáticos: respeta su ritmo. Si, aún así, crees que puede haber algo más, no dudes en consultar a tu veterinario.

Alejandro Daza

Educador canino cognitivo-emocional

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro
Natukabarf Valoraciones con ekomi.es