In your html page, add the snippet and call gtag_report_conversion when someone clicks on the chosen link or button. -->

30/11/2021

Mi perro roba comida de la mesa: razones y soluciones

Si cada vez que vas a la cocina, tienes una sombra de cuatro patas atenta a tus movimientos alrededor de la nevera y armarios, este es tu artículo. Muchos perros tienen una increíble fijación por la comida, ¿te suena la cara de no haber comido nada en siglos? ¿o la cara de “dame por favor o muero de inanición”? Si tienes que tener los 5 sentidos alerta para que tu perro no te robe la comida de la mesa, te interesa seguir leyendo. Especialmente porque llegan épocas en las que las mesas van a estar repletas de suculentos platos que pueden ser un banquete para tu peludo.

¿Por qué mi perro intenta coger comida de la mesa?

Si tu perro intenta coger comida de la mesa puede ser por distintas razones, que a menudo confluyen entre sí. Recuerda que existen 4 pilares fundamentales para el bienestar de tu perro que debes cumplir. Vamos a tratar de ver las razones más comunes y el mito más común. Igualmente queremos recalcar que cada perro es un mundo, por lo que debes acudir siempre a un profesional para entender las motivaciones de tu perro y trabajarlo adecuadamente. ¿Preparado?

Desconoce los límites sociales

Suele ocurrir cuando la educación no ha sido lo suficientemente clara. Un caso muy común es en familias donde cada miembro de la familia sigue su propio criterio a la hora de establecer dichos límites con el perro. En estos casos, el perro no tendrá nada claro qué se puede y qué no se puede hacer.

No respeta los límites sociales, pero sí los conoce

Es un caso parecido al anterior, donde ha aprendido estos límites, pero sigue actuando del mismo modo. De nuevo, si la comunicación con él no está adecuadamente estructurada y no sigues una línea de criterios constante, tu papel de guía se diluye y dejas de ser una referencia segura para tu perro.

Falta de autocontrol

Puede suceder que tu perro conozca los límites sociales de tu casa y que además los respete, pero, ante ciertas situaciones, pierda el control sobre sí mismo. Por ejemplo, ante la llegada de invitados, que suele excitarles emocionalmente un montón o con comidas especialmente apetitosas. Quizás tu perro no responde igual ante unas verduras hervidas que ante un cocido, ahí tendremos falta de autocontrol.

Frustración

Puede estar relacionada con la falta de autocontrol, por lo que se debería trabajar conjuntamente. Es posible que tu perro sufra un exceso de frustración por no poder acceder a la comida y le lleva a excitarse de más e intentar alcanzar su objeto de deseo.

Mito: tu perro te está retando

Tu perro no te reta, tu perro no está siendo dominante ni está tratando de arruinarte la comida. Tampoco es un acto de venganza por no haber ido el día anterior al parque ni es rebeldía ni antisistema. La comunicación de los perros es mucho más simple si aprendemos a entenderles. Por lo que, tu perro no te está retando, es un mito.


¿Y qué puedo hacer para remediarlo?

Lo primero sería revisar si eres lo suficientemente claro a la hora de comunicarte con tu perro y de delimitar la convivencia. Spoiler: no se trata de regañar constantemente. Más bien, se trata de asegurarse de que comprende las diferentes situaciones diarias.

Educador canino

Para ello, siempre debes acudir a un profesional que pueda trabajar individualmente el caso de tu perro. Como decíamos, cada perro es un mundo y debemos entender primero por qué hace lo que hace y saber si tiene estas dos nociones bien integradas.

  • Espacio personal

Un perro socialmente sano es consciente del concepto de espacio personal y reconoce los recursos cuando pertenecen a otra persona. En este caso, sería la comida dentro del espacio personal de los integrantes de casa y en exteriores.

  • Autocontrol

Por otro lado, es conveniente que aprenda nociones de autocontrol para que no haga lo primero que le dicta su hambrienta tripa, sino que piense un poco antes de actuar.

Juegos de olfato y elemento de roer

Algo que puedes hacer es ayudar a bajar su excitación, ofreciéndole algo que hacer mientras estás sentado a la mesa. Por ejemplo, puedes utilizar una alfombra de olfato con trocitos de comida pequeños, un juguete cognitivo relleno de comida o un elemento de roer como los huesos recreativos. De este modo, podrá entretenerse y satisfacer varias necesidades al mismo tiempo.

Si tu perro no tiene claros los límites en casa, no le des comida de la mesa

Dicho esto, si consideras que puedes mejorar tu relación con tu perro, trata de no guiarte por lo que leas en internet o lo que te cuenten en el parque. Consulta a un profesional de la educación canina para que pueda evaluar el caso concreto de tu perro y adaptar el trabajo a lo que tú y él necesitáis. Te aseguramos que la recompensa es muy gratificante.


Alejandro Daza

Educador canino cognitivo-emocional

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro
Natukabarf Valoraciones con ekomi.es
Whatsapp