Chatea con nosotros,

14/12/2021

Cómo reducir el estrés en tu perro en las reuniones de Navidad

¡La Navidad ya está aquí! Lo podemos ver en las luces de la calle, los mercados navideños, los villancicos en los comercios y los supermercados llenos de turrones y bombones. Sin embargo, para nuestros perros tiene un significado muy diferente: mucha gente desconocida en su casa, mucho ruido en la calle y los temidos petardos.

Todas estas situaciones tan normales para nosotros durante estas fechas, suponen todo un gran desafío para ellos. Estos encuentros generan mucho estrés a algunos perros y otros lo pasan realmente mal sin que nosotros nos demos cuenta. En este artículo, vamos a darte unos consejos que pueden ayudar a que tu perro lo pase mejor en estas fechas.

Cuando viene gente a tu casa

Es absolutamente normal que a los perros les altere que su casa se llene de gente que no es su familia. Dicho esto, veamos algunas de las claves que te pueden hacer estas reuniones más cómodas a ti y a tu perro cuando venga gente a casa a disfrutar de las Navidades.

Un buen paseo antes de la reunión

Es un consejo básico. No hace falta que te vayas tres horas de paseo, pero sí conviene que haya dado un paseo largo previamente para relajar y descargar.

Las presentaciones: en la calle

Si tu perro se pone muy nervioso cuando llega gente a casa o tocan el timbre, una forma de ayudarle es ir a buscar a los invitados a la calle con tu perro. De esa manera, al acompañarlos dentro de casa, se evita en gran medida la excitación excesiva de recibirlos en un espacio cerrado. Una vez en casa, procura que la gente no vuelva loco a tu perro jugando con demasiada intensidad.

Transportín

Siempre que tu perro lo tenga trabajado previamente y lo use con confianza, recuerda que el transportín es un gran aliado. Es el espacio privado de tu perro y sabe que ahí puede estar tranquilo y nadie va a molestarlo. Colócalo en un lugar tranquilo de la casa, pero que le permita estar al tanto de todo.

Respeta sus sitios habituales

Es frecuente que movamos muebles del salón o cambiemos la disposición de alguna habitación cuando viene mucha gente a casa. Si tu perro tiene por costumbre estar en el sofá, no se lo cambies ese día. O por el contrario, le gusta estar tranquilo en una habitación retirada, no la llenes de abrigos ni la conviertas en una ubicación de paso. Recuerda, es su casa, él estaba primero.

Olfato, elementos de roer y juguetes cognitivos

Por supuesto, puedes proporcionarle actividades desestresantes, que requieran de su atención y lo motiven de forma autónoma. Estas actividades le ayudarán enormemente a relajarse.

Si vienen otros perros…

Lo ideal es que se conozcan previamente, pero si no es así, dad un paseo juntos antes de meterlos en casa. Consejo útil: retira todos los recursos valiosos como juguetes y similares para evitar conflictos.

Cuando vas a otra casa con tu perro

Vale, ¿qué hacer en el caso que seas tú el invitado en una casa ajena? Pues, en realidad, vale todo lo dicho previamente. Si no está habituado a esa casa, posiblemente estará aún más inquieto.

Asegura el entorno

Asegúrate antes con los anfitriones de que tu perro podrá sentirse cómodo y no tendrá que quedarse “encerrado” en un garaje o en el jardín. Si puedes anticiparte y tu perro no ha estado allí antes, una visita o dos previas le ayudarían a familiarizarse con el entorno. En cualquier caso, no tienes que ir con tu perro a todas partes. En estas ocasiones, quizás sea buena idea dejarlo en casa tranquilo.

Uso de relajantes suaves

Si contemplas su uso, consulta antes a tu veterinario y a tu educador canino por el uso de sustancias sin receta como triptófano, feromonas DAP o CBD. Aunque son muy inocuas, sus efectos son reales y deben ser adecuadamente valorados. Lo mismo para chaquetas antiestrés y similares.

Por último, recuerda que debes tener mucha paciencia con tu perro si le cuesta adaptarse a estas situaciones. Muchos perros disfrutan como niños pequeños, pero para muchos otros es un gran desafío. Por supuesto, si consideras que tu perro puede presentar alguna dificultad y no dispones de los recursos necesarios, consulta a un profesional de la educación canina. Juntos podréis trazar un plan de trabajo para mejorar la convivencia y lograr que sea aún más feliz.

Alejandro Daza

Educador canino cognitivo-emocional

Métodos de pago Visa Mastercard Paypal Transferencia
Pago seguro
Natukabarf Valoraciones con ekomi.es