logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

El hipertiroidismo y la dieta BARF

Hipertiroidismo y la dieta BARF

El hipertiroidismo y la dieta BARF

El hipertiroidismo, una enfermedad muy poco común en perros.

El hipertiroidismo en los perros es una enfermedad muy poco común, sin embargo esta condición se ha ido incrementando en perros que se alimentan con BARF.

Por suerte las carnes que lo provocan son muy sencillas de identificar y de sacar de su dieta.


Si bien puede ser una enfermedad común en gatos mayores, el hipertiroidismo rara vez lo encontramos en perros independientemente de su edad. La mayoría de los casos de hipertiroidismo se producen por un tumor en la propia glándula. La única segunda causa posible es por la ingesta directa en exceso de hormonas tiroideas.

Las glándula tiroidea se encuentran debajo de la laringe y sobre la traquea. La secreción de la hormona tiroxina se ocupa de regular el metabolismo del animal. Bajos niveles de estas hormonas ralentizarán su metabolismo, mientras que el exceso de las mismas lo aceleran.

La temperatura corporal del perro, la frecuencia cardiaca y la absorción de nutrientes dependen directamente del correcto nivel de estas hormonas en el flujo sanguíneo.

El hipertiroidismo es una condición que hace trabajar sin descanso a las glándulas, produciendo un exceso de hormonas tiroideas, lo que desemboca en un estado constante de hiperactividad metabólica.

Los Síntomas. 

Los perros con esta enfermedad tienden a perder peso mientras se incrementa su apetito, beben excesivas cantidades de agua, hacen pis con mucha frecuencia, son propensos a vomitar, tienen un ritmo cardiaco más elevado de lo normal, e incluso podrían presentar agresividad.

Estudios y causa.

Estudios realizados por “The Journal of Small Animal Practice” a 12 perros alimentados con BARF que presentaban índices elevados de la hormona tiroxina, demostraron una relación directa entre su alimentación y esta condición. Tras investigar el origen de estos índices elevados y variar la dieta de los animales, se concluye que es producido por la ingesta continua de carne y hueso carnoso procedente del cuello y de la cabeza de aves, o bien traqueas de vaca. Al sacar estas partes de sus dietas los niveles de hormonales vuelven a la normalidad, y los síntomas desaparecieron.   

 

Quitándonos el Miedo.

Si tu perro lleva una dieta BARF equilibrada que incluye diferentes variedades de carnes, huesos carnosos, vísceras y verduras, no tienes nada de lo que preocuparte, ni tan siquiera evitar huesos carnosos como los cuellos de pollo o de pavo que pueden contener tejido de estas glándulas. El índice de perros con hipertiroidismo es bajísimo y sólo se produce por un exceso en la ingesta de estas partes de animales. Y la buena noticia es que la condición remite rápidamente una vez que sacamos el origen de su dieta.

Si alimentas a tu perro con cuellos de pollo o de pavo con mucha frecuencia, si que deberías plantear, si bien no omitirlos al menos rotar entre otros cortes, como pueden ser las traseras de pollo y las alitas, y diversificar los orígenes de proteínas entre diferentes carnes, no sólo aves.  Y como siempre, como papá o mamá responsables de nuestros peludos, debemos estar atentos a cualquiera de los síntomas del hipertiroidismo y hacer chequeos y analíticas con regularidad que incluyan el nivel de hormonas tiroideas en sangre.

 
Fuente:    Dr. Karen Becker

Dogs Naturally Magazine